AQUELLA NOCHE SANTA [LH | ES] .::. a-42

1. CHILE:

1. Aquella noche santa
te nos quedaste nuestro
con angustia tu vida
sin heridas tu cuerpo.
Te nos quedaste vivo
porque ibas a ser muerto
porque iban a romperte
te nos quedaste entero.
Gota a gota tu sangre
grano a grano tu cuerpo
un lagar y un molino
en dos trozos de leño.

3. Aquella noche santa
te nos quedaste nuestro
con angustia tu vida
sin heridas tu cuerpo.
Te nos quedaste todo
amor y sacramento
ternura prodigiosa
todo en ti, tierra y cielo.
Te quedaste conciso
te escondiste concreto
nada para el sentido
todo para el misterio

3. Aquella noche santa
te nos quedaste nuestro
vino de sed herida
trigo de pan hambriento
toda tu hambre cercana
tú, blancura de fuego
en este frío del hombre
y en su labio reseco.

4. Aquella noche santa
te nos quedaste nuestro
te adoro Cristo oculto
te adoro trigo tierno.

2. FLOR y CANTO:

1. Te nos quedaste vivo,
porque ibas a ser muerto;
porque iban a romperte,
te nos quedaste entero.
Gota a gota tu sangre,
grano a grano tu cuerpo;
un lagar y un molino
en dos trozos de leño.

Aquella noche santa,
te nos quedaste nuestro.

2. Te nos quedaste todo:
amor y sacramento,
ternura prodigiosa,
todo en ti, tierra y cielo.
Te quedaste conciso,
te escondiste concreto,
nada para el sentido,
todo para el misterio.

3. Vino de sed herida,
trigo de pan hambriento,
toda tu hambre cercana,
tú, blancura de fuego.
En este frío del hombre
y en su labio reseco,
aquella noche santa,
te nos quedaste nuestro.

Textos bíblicos relacionados: desarrollo

* El TEXTO BÍBLICO del AUDIO de las siguientes citas bíblicas RELACIONADAS al canto es el de la primera versión de la Biblia EL LIBRO DEL PUEBLO DE DIOS (1.980); cuando no hay coincidencia entre audio y texto, se debe a que AÚN no se han puesto esos textos en el sitio, y se usan los de la edición del año 2003, que sí están completos.

Mt. 26. 26-29

26 Mientras comían, Jesús tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: "Tomen y coman, esto es mi Cuerpo". 27 Después tomó una copa, dio gracias y se la entregó, diciendo: "Beban todos de ella, 28 porque esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza, que se derrama por muchos para la remisión de los pecados. 29 Les aseguro que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el Reino de mi Padre".

Mc. 14. 22-25

22 Mientras comían, Jesús tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: «Tomen, esto es mi Cuerpo». 23 Después tomó una copa, dio gracias y se la entregó, y todos bebieron de ella. 24 Y les dijo: «Esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza, que se derrama por muchos. 25 Les aseguro que no beberé más del fruto de la vid hasta el día en que beba el vino nuevo en el Reino de Dios».

Lc. 22. 19-20

19 Luego tomó el pan, dio gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía». 20 Después de la cena hizo lo mismo con la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza sellada con mi Sangre, que se derrama por ustedes.

1 Cor. 11. 23-25

23 Lo que yo recibí del Señor, y a mi vez les he transmitido, es lo siguiente: El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó el pan, 24 dio gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía». 25 De la misma manera, después de cenar, tomó la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza que se sella con mi Sangre. Siempre que la beban, háganlo en memoria mía».