Bueno es dar gracias a Yahvéh .::. b-1

Bueno es dar gracias a Yahvéh.
Bendecir el nombre del Señor.
No hay Santo como Yahvéh,
Ni roca como nuestro Dios.

1. Mi corazón exulta en Yahvéh,
Mi boca sin cesar le alaba;
Y me gozo en el socorro de mi Dios,
De mi Dios que es un Dios de amor.

2. El arco de los fuertes se ha quebrado.
Los débiles se ciñen de fuerza.
De Yahvéh es la vida y la muerte,
De Yahvéh el perdón y el amor.

3. Levanta del polvo al humilde,
El guarda los pasos de sus fieles,
Para hacerles sentar junto a los nobles,
Y dar en heredad trono de gloria.

4. Dios de sabiduría es Yahvéh,
El juzga a las naciones de la Tierra.
Yahvéh ha quebrantado a sus rivales;
El Altísimo es el Rey del Universo.

Textos bíblicos relacionados: desarrollo

* El TEXTO BÍBLICO del AUDIO de las siguientes citas bíblicas RELACIONADAS al canto es el de la primera versión de la Biblia EL LIBRO DEL PUEBLO DE DIOS (1.980); cuando no hay coincidencia entre audio y texto, se debe a que AÚN no se han puesto esos textos en el sitio, y se usan los de la edición del año 2003, que sí están completos.

1 Sam. 2. 1-10

1 Entonces Ana oró, diciendo: "Mi corazón se regocija en el Señor, tengo la frente erguida gracias a mi Dios. Mi boca se ríe de mis enemigos, porque tu salvación me ha llenado de alegría.

2 No hay Santo como el Señor, porque no hay nadie fuera de ti, y no hay Roca como nuestro Dios.

3 No hablen con tanta arrogancia, que la insolencia no les brote de la boca, porque el Señor es el Dios que lo sabe todo, y es él quien valora las acciones.

4 El arco de los valientes se ha quebrado, y los vacilantes se ciñen de vigor; 5 los satisfechos se contratan por un pedazo de pan, y los hambrientos dejan de fatigarse; la mujer estéril da a luz siete veces, y la madre de muchos hijos se marchita.

6 El Señor da la muerte y la vida, hunde en el Abismo y levanta de él.

7 El Señor da la pobreza y la riqueza, humilla y también enaltece.

8 Él levanta del polvo al desvalido y alza al pobre de la miseria, para hacerlos sentar con los príncipes y darles en herencia un trono de gloria; porque del Señor son las columnas de la tierra y sobre ellas afianzó el mundo.

9 Él protege los pasos de sus fieles, pero los malvados desaparecerán en las tinieblas, porque el hombre no triunfa por su fuerza.

10 Los rivales del Señor quedan aterrados, el Altísimo truena desde el cielo. El Señor juzga los confines de la tierra; él fortalece a su rey y exalta la frente de su Ungido".