Oh Creador fecundo de la Vida .::. o-31

1. Oh Creador fecundo de la Vida
cuando reuniste el agua de los mares,
sacaste el suelo firme del abismo,
y en su lugar la tierra sujetaste.

2. Fue fértil y capaz de dar semillas,
de producir las flores más variadas,
de dar su savia a todos los frutales
y el pasto que alimenta a las majadas.

3. Renueva con la ayuda de tu gracia
la sequedad estéril de las almas;
que siempre brille el sol en nuestras vidas,
y nunca defraudemos tu esperanza.

4. Recibe, Padre eterno, la alabanza:
tu Verbo eterno todo lo ha formado,
y lo mantiene en vida con tu fuerza
el Espíritu Santo que has enviado. Amén.

Textos bíblicos relacionados: desarrollo

* El TEXTO BÍBLICO del AUDIO de las siguientes citas bíblicas RELACIONADAS al canto es el de la primera versión de la Biblia EL LIBRO DEL PUEBLO DE DIOS (1.980); cuando no hay coincidencia entre audio y texto, se debe a que AÚN no se han puesto esos textos en el sitio, y se usan los de la edición del año 2003, que sí están completos.

Gn. 1. 9-13

9 Dios dijo: «Que se reúnan en un solo lugar las aguas que están bajo el cielo, y que aparezca el suelo firme». Y así sucedió. 10 Dios llamó Tierra al suelo firme y Mar al conjunto de las aguas. Y Dios vio que esto era bueno. 11 Entonces dijo: «Que la tierra produzca vegetales, hierbas que den semilla y árboles frutales, que den sobre la tierra frutos de su misma especie con su semilla adentro». Y así sucedió. 12 La tierra hizo brotar vegetales, hierba que da semilla según su especie y árboles que dan fruto de su misma especie con su semilla adentro. Y Dios vio que esto era bueno. 13 Así hubo una tarde y una mañana: este fue el tercer día.

Jb. 26. 8

8 Encierra el agua en sus densos nubarrones, y las nubes no se rompen bajo su peso.

Is. 51. 10

10 ¿No eres tú el que secó el Mar, las aguas del gran Océano, el que hizo de lo profundo del mar un camino para que pasaran los redimidos?

Sal. 24. 2

2 Dios mío, yo pongo en ti mi confianza; ¡que no tenga que avergonzarme ni se rían de mí mis enemigos!

Sal. 33. 7

Zain 7 Este pobre hombre invocó al Señor: él lo escuchó y lo salvó de sus angustias.

Sal. 65. 10-14

10 Porque tú nos probaste, Señor, nos purificaste como se purifica la plata; 11 nos hiciste caer en una red, cargaste un fardo sobre nuestras espaldas.

12 Dejaste que cabalgaran sobre nuestras cabezas, pasamos por el fuego y por el agua, ¡hasta que al fin nos diste un respiro!

13 Yo vengo a tu Casa a ofrecerte holocaustos, para cumplir los votos que te hice: 14 los votos que pronunciaron mis labios y que mi boca prometió en el peligro.

Col. 1. 16-17

16 porque en él fueron creadas todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra, los seres visibles y los invisibles, Tronos, Dominaciones, Principados y Potestades: todo fue creado por medio de él y para él.

17 Él existe antes que todas las cosas y todo subsiste en él.

Ef. 1. 4

4 y nos ha elegido en él, antes de la creación del mundo, para que fuéramos santos e irreprochables en su presencia, por el amor.

Flp. 2. 10

10 para que al nombre de Jesús, doble la rodilla 10 todo lo que hay en el cielo, en la tierra y en los abismos,