Poderoso Creador del Universo .::. p-52

1. Poderoso Creador del Universo
tu Palabra ordenó, el quinto día,
que bullesen las aguas de animales,
y los cielos de aves se poblasen.

2. Que tus hijos nacidos de las aguas,
en tu Iglesia que es madre de los hombres,
permanezcan en esa nueva vida
deseando los cielos donde habitas.

3. Que las almas caídas no se abatan
ni la angustia a ninguno lo deprima,
que el orgullo no aparte a los hermanos,
que en tus manos de Padre se han confiado.

4. De tus obras recibe el homenaje
que se eleva ferviente de este suelo;
da la vida con tu divino soplo,
Dios eterno, que moras en nosotros. Amén.

Textos bíblicos relacionados: desarrollo

* El TEXTO BÍBLICO del AUDIO de las siguientes citas bíblicas RELACIONADAS al canto es el de la primera versión de la Biblia EL LIBRO DEL PUEBLO DE DIOS (1.980); cuando no hay coincidencia entre audio y texto, se debe a que AÚN no se han puesto esos textos en el sitio, y se usan los de la edición del año 2003, que sí están completos.

Gn. 1. 20-23

20 Dios dijo: «Que las aguas se llenen de una multitud de seres vivientes y que vuelen pájaros sobre la tierra, por el firmamento del cielo». 21 Dios creó los grandes monstruos marinos, las diversas clases de seres vivientes que llenan las aguas deslizándose en ellas y todas las especies de animales con alas. Y Dios vio que esto era bueno. 22 Entonces los bendijo, diciendo: «Sean fecundos y multiplíquense; llenen las aguas de los mares y que las aves se multipliquen sobre la tierra». 23 Así hubo una tarde y una mañana: este fue el quinto día.

Jb. 12. 7-12

Sal. 8. 9

9 las aves del cielo, los peces del mar y cuanto surca los senderos de las aguas.

Mt. 7. 12

12 Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas.

1 Ped. 2. 2

2 Como niños recién nacidos, deseen la leche pura de la Palabra, que los hará crecer para la salvación,

Gál. 5. 5

5 Porque a nosotros, el Espíritu nos hace esperar por la fe los bienes de la justicia.

Col. 3. 1

1 Ya que ustedes han resucitado con Cristo, busquen los bienes del cielo donde Cristo está sentado a la derecha de Dios.

Jn. 14. 10. 23

10 ¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras. 23 Jesús le respondió: «El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él.

Rom. 8. 9-11

9 Pero ustedes no están animados por la carne sino por el espíritu, dado que el Espíritu de Dios habita en ustedes. El que no tiene el Espíritu de Cristo no puede ser de Cristo. 10 Pero si Cristo vive en ustedes, aunque el cuerpo esté sometido a la muerte a causa del pecado, el espíritu vive a causa de la justicia. 11 Y si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús habita en ustedes, el que resucitó a Cristo Jesús también dará vida a sus cuerpos mortales, por medio del mismo Espíritu que habita en ustedes.

1 Cor. 3. 16

16 ¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?

1 Cor. 6. 19

19 ¿O no saben que sus cuerpos son templo del Espíritu Santo, que habita en ustedes y que han recibido de Dios? Por lo tanto, ustedes no se pertenecen,

2 Cor. 5. 6

6 Por eso, nos sentimos plenamente seguros, sabiendo que habitar en este cuerpo es vivir en el exilio, lejos del Señor;

2 Cor. 6. 16

16 ¿Qué acuerdo entre el templo de Dios y los ídolos? Porque nosotros somos el templo del Dios viviente, como lo dijo el mismo Dios: Yo habitaré y caminaré en medio de ellos; seré su Dios y ellos serán mi Pueblo.

2 Ped. 3. 13

13 Pero nosotros, de acuerdo con la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva donde habitará la justicia.