Tú creaste la luz en el principio .::. t-111

1. Tú creaste la luz en el principio
la que brilla en los dias de este tiempo:
y por medio de sus primeros rayos
diste origen al universo entero.

2. Tú, que día por nombre le pusiste
a la unión de la tarde y la mañana,
al venir ya las sombras de la noche,
oye el ruego del hombre que te canta.

3. Fuiste nube de día para el pueblo
y en la noche radiante luz de fuego,
no permitas que a causa de las culpas,
de la luz, que eres Tú, nos apartemos.

4. Tu palabra, Señor, nos dé la fuerza
contra todo peligro de pecado;
y al llamar a las puertas de tu cielo,
como premio la vida recibamos.

5. Nuestra voz oye, Padre bondadoso,
que en unión con tu Hijo Jesucristo
y el Espíritu Santo, nuestra vida,
reinarás con tu pueblo redimido. Amén.

Textos bíblicos relacionados: desarrollo

* El TEXTO BÍBLICO del AUDIO de las siguientes citas bíblicas RELACIONADAS al canto es el de la primera versión de la Biblia EL LIBRO DEL PUEBLO DE DIOS (1.980); cuando no hay coincidencia entre audio y texto, se debe a que AÚN no se han puesto esos textos en el sitio, y se usan los de la edición del año 2003, que sí están completos.

Gn. 1. 3-5

3 Entonces Dios dijo: «Que exista la luz». Y la luz existió. 4 Dios vio que la luz era buena, y separó la luz de las tinieblas; 5 y llamó Día a la luz y Noche a las tinieblas. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el primer día.

2 Cor. 4. 6

6 Porque el mismo Dios que dijo: «Brille la luz en medio de las tinieblas», es el que hizo brillar su luz en nuestros corazones para que resplandezca el conocimiento de la gloria de Dios, reflejada en el rostro de Cristo.

Sal. 33. 6

He 6 Miren hacia él y quedarán resplandecientes, y sus rostros no se avergonzarán.

Éx. 13. 22

22 La columna de nube no se apartaba del pueblo durante el día, ni la columna de fuego durante la noche.

Éx. 14. 20

20 interponiéndose entre el campamento egipcio y el de Israel. La nube era tenebrosa para unos, mientras que para los otros iluminaba la noche, de manera que en toda la noche no pudieron acercarse los unos a los otros.

Jn. 8. 12

12 Jesús les dirigió una vez más la palabra, diciendo: «Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida».

1 Rey. 19. 8

8 Elías se levantó, comió y bebió, y fortalecido por ese alimento caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta la montaña de Dios, el Horeb.

Apoc. 5. 10

10 Tú has hecho de ellos un Reino sacerdotal para nuestro Dios, y ellos reinarán sobre la tierra».

Apoc. 11. 17

17 «Te damos gracias, Señor, Dios todopoderoso -el que es y el que era- porque has ejercido tu inmenso poder y has establecido tu Reino.

Apoc. 12. 10

10 Y escuché una voz potente que resonó en el cielo: «Ya llegó la salvación, el poder y el Reino de nuestro Dios y la soberanía de su Mesías, porque ha sido precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que día y noche los acusaba delante de nuestro Dios.

Apoc. 19. 6

6 Y oí algo parecido al clamor de una enorme multitud, al estruendo de una catarata y al estallido de violentos truenos. Y decían: «¡Aleluya! Porque el Señor, nuestro Dios, el Todopoderoso, ha establecido su Reino.