Liturgia AMBROSIANA

MISA : DOMINGO 3 - POST MARTIRIO de SAN JUAN BAUTISTA

EVANGELIO de la RESURRECCIÓN

Mt. 28. 8-10:

8 Las mujeres, atemorizadas pero llenas de alegría, se alejaron rápidamente del sepulcro y corrieron a dar la noticia a los discípulos.

9 De pronto, Jesús salió a su encuentro y las saludó, diciendo: “Alégrense”. Ellas se acercaron y, abrazándole los pies, se postraron delante de él. 10 Y Jesús les dijo: “No teman; avisen a mis hermanos que vayan a Galilea, y allí me verán”.

MISAL

ANTÍFONA de ENTRADA
II. Biblia:
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 118. 137. 124a:

Sade 137 Tú eres justo, Señor, y tus juicios son rectos. 124 Trátame conforme a tu bondad, y enséñame tus preceptos.
DESPUÉS del EVANGELIO
II. Biblia:
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 101. 12-13:

12 Mis días son como sombras que se agrandan, y me voy secando como la hierba.

13 Pero tú, Señor, reinas para siempre, y tu Nombre permanece eternamente.
ANTÍFONA de COMUNIÓN
II. Biblia:
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 103. 33-34:

33 Cantaré al Señor toda mi vida; mientras yo exista, celebraré a mi Dios: 34 que mi canto le sea agradable, y yo me alegraré en el Señor.

LECCIONARIO

AÑO o CICLO A

LECTURA [AÑO o CICLO A]
La raíz de Jesse se levantará, la gente la buscará con ansiedad.
Is. 11. 10-16:

10 Aquel día, la raíz de Jesé se erigirá como emblema para los pueblos: las naciones la buscarán y la gloria será su morada.

11 Aquel día, el Señor alzará otra vez su mano para rescatar al resto de su pueblo, a los que hayan quedado de Asiria y de Egipto, de Patrós, de Cus, de Elám, de Senaar, de Jamat y de las costas del mar.

12 Él levantará un emblema para las naciones, reunirá a los deportados de Israel y congregará a los dispersos de Judá, desde los cuatro puntos cardinales.

13 Cesarán los celos de Efraím y serán exterminados los opresores de Judá; Efraím no tendrá más celos de Judá y Judá no hostigará más a Efraím.

14 Ellos se lanzarán a Occidente, hacia la cuesta de los filisteos, y juntos despojarán a los hijos de Oriente; extenderán su mano sobre Edóm y Moab y los amonitas estarán bajo su dominio.

15 El Señor secará el golfo del mar de Egipto y agitará su mano contra el Río: con su soplo abrasador, lo dividirá en siete brazos, y hará que se lo pueda pasar en sandalias.

16 Habrá un camino para el resto de su pueblo, para lo que haya quedado de Asiria, como lo hubo para Israel cuando subió del país de Egipto.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [AÑO o CICLO A]
Ant. Grandes cosas ha hecho el Señor por nosotros. (Sal. 125. 3a)
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 125. 3a = Antífona:

3 ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros y estamos rebosantes de alegría!
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 131. 11. 13-14. 17-18:

11 El Señor hizo un juramento a David, una firme promesa, de la que no se retractará: “Yo pondré sobre tu trono a uno de tus descendientes.

13 Porque el Señor eligió a Sión, y la deseó para que fuera su Morada. 14 “Este es mi Reposo para siempre; aquí habitaré, porque lo he deseado.

17 Allí haré germinar el poder de David: yo preparé una lámpara para mi Ungido. 18 Cubriré de vergüenza a sus enemigos, y su insignia real florecerá sobre él”.
EPÍSTOLA [AÑO o CICLO A]
Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores.
1 Tim. 1. 12-17:

12 Doy gracias a nuestro Señor Jesucristo, porque me ha fortalecido y me ha considerado digno de confianza, llamándome a su servicio 13 a pesar de mis blasfemias, persecuciones e insolencias anteriores. Pero fui tratado con misericordia, porque cuando no tenía fe, actuaba así por ignorancia. 14 Y sobreabundó en mí la gracia de nuestro Señor, junto con la fe y el amor de Cristo Jesús.

15 Es doctrina cierta y digna de fe que Jesucristo vino al mundo para salvar a los pecadores, y yo soy el peor de ellos. 16 Si encontré misericordia, fue para que Jesucristo demostrara en mí toda su paciencia, poniéndome como ejemplo de los que van a creer en él para alcanzar la Vida eterna.

17 ¡Al Rey eterno y universal, al Dios incorruptible, invisible y único, honor y gloria por los siglos de los siglos! Amén.

Palabra de Dios.

CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO [AÑO o CICLO A]
I. Leccionario [No oficial]:

Dios amó tanto al mundo que le dio a su único Hijo para que el mundo pueda salvarse a través de él.

Jn. 3. 16-17:

16 Si, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.

17 Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
+ EVANGELIO [AÑO o CICLO A]
El Cristo de Dios
Lc. 9. 18-22:

18 Un día en que Jesús oraba a solas y sus discípulos estaban con él, les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?». 19 Ellos le respondieron: «Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los antiguos profetas que ha resucitado». 20 «Pero ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy yo?». Pedro, tomando la palabra, respondió: «Tú eres el Mesías de Dios». 21 Y él les ordenó terminantemente que no lo dijeran a nadie.

22 «El Hijo del hombre, les dijo, debe sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser condenado a muerte y resucitar al tercer día».

Palabra del Señor.

AÑO o CICLO B

LECTURA [AÑO o CICLO B]
El Espíritu de lo alto será infundido en nosotros.
Is. 32. 15-20:

15 ...hasta que sea infundido en nosotros un espíritu desde lo alto. Entonces el desierto será un vergel y el vergel parecerá un bosque.

16 En el desierto habitará el derecho y la justicia morará en el vergel.

17 La obra de la justicia será la paz, y el fruto de la justicia, la tranquilidad y la seguridad para siempre.

18 Mi pueblo habitará en un lugar de paz, en moradas seguras, en descansos tranquilos

19 –pero la selva caerá abatida y la ciudad será humillada por completo–.

20 ¡Felices ustedes, los que siembran junto al agua, los que dejan sueltos al buey y al asno!

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [AÑO o CICLO B]
Ant. Envía tu Espíritu, Señor, y renueva la faz de la tierra.(Sal. 103. 30)
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 103. 30:

30 Si envías tu aliento, son creados, y renuevas la superficie de la tierra.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 50. 12-15. 17. 20:

12 Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu. 13 No me arrojes lejos de tu presencia ni retires de mí tu santo espíritu.

14 Devuélveme la alegría de tu salvación, que tu espíritu generoso me sostenga: 15 yo enseñaré tu camino a los impíos y los pecadores volverán a ti.

17 Abre mis labios, Señor, y mi boca proclamará tu alabanza.

20 Trata bien a Sión, Señor, por tu bondad; reconstruye los muros de Jerusalén.
EPÍSTOLA [AÑO o CICLO B]
El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones a través del Espíritu.
Rom. 5. 5b-11:

5 Y la esperanza no quedará defraudada, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado. 6 En efecto, cuando todavía éramos débiles, Cristo, en el tiempo señalado, murió por los pecadores. 7 Difícilmente se encuentra alguien que dé su vida por un hombre justo; tal vez alguno sea capaz de morir por un bienhechor. 8 Pero la prueba de que Dios nos ama es que Cristo murió por nosotros cuando todavía éramos pecadores. 9 Y ahora que estamos justificados por su sangre, con mayor razón seremos librados por él de la ira de Dios. 10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más ahora que estamos reconciliados, seremos salvados por su vida. 11 Y esto no es todo: nosotros nos gloriamos en Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien desde ahora hemos recibido la reconciliación.

Palabra de Dios.

CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO [AÑO o CICLO B]
I. Leccionario [No oficial]:

Si uno no nace del agua y del Espíritu, dice el Señor, no puede entrar en el Reino de Dios.

Jn. 3. 5b:

5 Jesús le respondió: «Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios.
+ EVANGELIO [AÑO o CICLO B]
Si uno no nace del agua y el Espíritu, no puede entrar al Reino de Dios.
Jn. 3. 1-13:

1 Había entre los fariseos un hombre llamado Nicodemo, que era uno de los notables entre los judíos. 2 Fue de noche a ver a Jesús y le dijo: «Maestro, sabemos que tú has venido de parte de Dios para enseñar, porque nadie puede realizar los signos que tú haces, si Dios no está con él». 3 Jesús le respondió: «Te aseguro que el que no renace de lo alto no puede ver el Reino de Dios».

4 Nicodemo le preguntó: «¿Cómo un hombre puede nacer cuando ya es viejo? ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el seno de su madre y volver a nacer?». 5 Jesús le respondió: «Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. 6 Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. 7 No te extrañes de que te haya dicho: "Ustedes tienen que renacer de lo alto". 8 El viento sopla donde quiere: tú oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Lo mismo sucede con todo el que ha nacido del Espíritu».

9 «¿Cómo es posible todo esto?» , le volvió a preguntar Nicodemo. 10 Jesús le respondió: «¿Tú, que eres maestro en Israel, no sabes estas cosas?

11 Te aseguro que nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero ustedes no aceptan nuestro testimonio.

12 Si no creen cuando les hablo de las cosas de la tierra, ¿cómo creerán cuando les hable de las cosas del cielo?

13 Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo.

Palabra del Señor.

AÑO o CICLO C

LECTURA [AÑO o CICLO C]
Me has acosado con tus pecados, pero borraré tus fechorías con respecto a mí.
Is. 43. 24c-44. 3:

24 Tú no compraste para mí caña aromática ni me saciaste con la grasa de tus víctimas. ¡Me has abrumado, en cambio, con tus pecados, me has cansado con tus iniquidades!

25 Pero soy yo, sólo yo, el que borro tus crímenes por consideración a mí, y ya no me acordaré de tus pecados.

26 Interpélame, y vayamos juntos a juicio; alega tú mismo para justificarte.

27 Ya tu primer padre pecó y tus portavoces se rebelaron contra mí.

28 Por eso execré a los príncipes consagrados, entregué a Jacob al exterminio total y a Israel, a los ultrajes.

1 Y ahora escucha, Jacob, mi servidor, Israel, a quien yo elegí.

2 Así habla el Señor, el que te hizo, el que te formó desde el seno materno y te ayuda. No temas, Jacob, mi servidor, Iesurún, a quien yo elegí.

3 Porque derramaré agua sobre el suelo sediento y torrentes sobre la tierra seca; derramaré mi espíritu sobre tu descendencia y mi bendición sobre tus vástagos.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [AÑO o CICLO C]
Ant. Canten al Señor, aclamen su santo Nombre.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 32. 3-4. 12-18. 20-21:

3 entonen para él un canto nuevo, toquen con arte, profiriendo aclamaciones.

4 Porque la palabra del Señor es recta y él obra siempre con lealtad;

12 ¡Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que él se eligió como herencia!

13 El Señor observa desde el cielo y contempla a todos los hombres; 14 él mira desde su trono a todos los habitantes de la tierra; 15 modela el corazón de cada uno y conoce a fondo todas sus acciones.

16 El rey no vence por su mucha fuerza ni se libra el guerrero por su gran vigor; 17 de nada sirven los caballos para la victoria: a pesar de su fuerza no pueden salvar.

18 Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles, sobre los que esperan en su misericordia,

20 Nuestra alma espera en el Señor: él es nuestra ayuda y nuestro escudo. 21 Nuestro corazón se regocija en él: nosotros confiamos en su santo Nombre.
EPÍSTOLA [AÑO o CICLO C]
Mantengan sus ojos fijos en Jesús, autor y perfeccionador de la fe.
Heb. 11. 39-12. 4:
39 Pero, aunque su fe los hizo merecedores de un testimonio tan valioso, ninguno de ellos entró en posesión de la promesa. 40 Porque Dios nos tenía reservado algo mejor, y no quiso que ellos llegaran a la perfección sin nosotros.

1 Por lo tanto, ya que estamos rodeados de una verdadera nube de testigos, despojémonos de todo lo que nos estorba, en especial del pecado, que siempre nos asedia, y corramos resueltamente al combate que se nos presenta. 2 Fijemos la mirada en el iniciador y consumador de nuestra fe, en Jesús, el cual, en lugar del gozo que se le ofrecía, soportó la cruz sin tener en cuenta la infamia, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. 3 Piensen en aquel que sufrió semejante hostilidad por parte de los pecadores, y así no se dejarán abatir por el desaliento. 4 Después de todo, en la lucha contra el pecado, ustedes no han resistido todavía hasta derramar su sangre.

Palabra de Dios.

CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO [AÑO o CICLO C]
I. Leccionario [No oficial]:

Estoy en el Padre y el Padre está en mí, dice el Señor; créanlo por las obras mismas.

Jn. 14. 11:

11 Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras.
+ EVANGELIO [AÑO o CICLO C]
Los que escuchen la voz del Hijo de Dios vivirán.
Jn. 5. 25-36:

25 Les aseguro que la hora se acerca, y ya ha llegado, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oigan, vivirán.

26 Así como el Padre dispone de la Vida, del mismo modo ha concedido a su Hijo disponer de ella, 27 y le dio autoridad para juzgar porque él es el Hijo del hombre.

28 No se asombren: se acerca la hora en que todos los que están en las tumbas oirán su voz 29 y saldrán de ellas: los que hayan hecho el bien, resucitarán para la Vida; los que hayan hecho el mal, resucitarán para el juicio.

30 Nada puedo hacer por mí mismo. Yo juzgo de acuerdo con lo que oigo, y mi juicio es justo, porque lo que yo busco no es hacer mi voluntad, sino la de aquel que me envió.

31 Si yo diera testimonio de mí mismo, mi testimonio no valdría.

32 Pero hay otro que da testimonio de mí, y yo sé que ese testimonio es verdadero.

33 Ustedes mismos mandaron preguntar a Juan, y él ha dado testimonio de la verdad.

34 No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para la salvación de ustedes.

35 Juan era la lámpara que arde y resplandece, y ustedes han querido gozar un instante de su luz.

36 Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: son las obras que el Padre me encargó llevar a cabo. Estas obras que yo realizo atestiguan que mi Padre me ha enviado.

Palabra del Señor.