Liturgia ANGLICANA

MIÉRCOLES 2 de PASCUA [MIÉRCOLES 2 de PASCUA]

MISA

LECTURAS

LECTURA , MIÉRCOLES 2 de PASCUA

***

Hech. 5. 27-33:

27 Los hicieron comparecer ante el Sanedrín, y el Sumo Sacerdote les dijo: 28 «Nosotros les habíamos prohibido expresamente predicar en ese Nombre, y ustedes han llenado Jerusalén con su doctrina. ¡Así quieren hacer recaer sobre nosotros la sangre de ese hombre!». 29 Pedro, junto con los Apóstoles, respondió: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. 30 El Dios de nuestros padres ha resucitado a Jesús, al que ustedes hicieron morir suspendiéndolo del patíbulo. 31 A él, Dios lo exaltó con su poder, haciéndolo Jefe y Salvador, a fin de conceder a Israel la conversión y el perdón de los pecados. 32 Nosotros somos testigos de estas cosas, nosotros y el Espíritu Santo que Dios ha enviado a los que le obedecen». 33 Al oír estas palabras, ellos se enfurecieron y querían matarlos.

Palabra del Señor.
Pueblo: Demos gracias a Dios.

SALMO , MIÉRCOLES 2 de PASCUA

***

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 34. 1-8:

1 De David. Cuando se fingió demente delante de Abimélec, y tuvo que irse, echado por él.

Alef 2 Bendeciré al Señor en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mis labios. Bet 3 Mi alma se gloría en el Señor: que lo oigan los humildes y se alegren.

Guímel 4 Glorifiquen conmigo al Señor, alabemos su Nombre todos juntos. Dálet 5 Busqué al Señor: él me respondió y me libró de todos mis temores.

He 6 Miren hacia él y quedarán resplandecientes, y sus rostros no se avergonzarán. Zain 7 Este pobre hombre invocó al Señor: él lo escuchó y lo salvó de sus angustias.

Jet 8 El Ángel del Señor acampa en torno de sus fieles, y los libra.

+ EVANGELIO , MIÉRCOLES 2 de PASCUA

SANTO EVANGELIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO SEGÚN SAN JUAN

Pueblo: ¡Gloria a ti, Cristo Señor!

***

Jn. 3. 16-21:

16 Si, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.

17 Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

18 El que cree en él, no es condenado; el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.

19 En esto consiste el juicio: la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas.

20 Todo el que obra mal odia la luz y no se acerca a ella, por temor de que sus obras sean descubiertas.

21 En cambio, el que obra conforme a la verdad se acerca a la luz, para que se ponga de manifiesto que sus obras han sido hechas en Dios».

El Evangelio del Señor
Pueblo: Te Alabamos, Cristo Señor.