Liturgia COPTA

Total de días, hasta ahora: 44.

DOMINGO de PENTECOSTÉS

AVISO: A nuestro TIEMPO de PASCUA, la Iglesia Copta lo llama SANTO PENTECOSTÉS, y también comprende o abarca las 7 semanas desde Pascua de Resurrección hasta la Solemnidad del Domingo de Pentecostés.

VÍSPERAS

SALMO: Sal. 51. 12. 14

De los Salmos de nuestro maestro David, el Profeta. Que sus bendiciones...
Rta: sean con nosotros.

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 51. 12. 14:

12 Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu.

14 Devuélveme la alegría de tu salvación, que tu espíritu generoso me sostenga:

Rta: Aleluya.

+ EVANGELIO: Jn. 7. 37-44
Bendito sea el que viene en el nombre del Señor, nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo, Hijo del Dios vivo, a quien es la gloria para siempre.
Rta: Eternamente, AMÉN.
Jn. 7. 37-44:

37 El último día, el más solemne de la fiesta, Jesús, poniéndose de pie, exclamó: «El que tenga sed, venga a mí; y beba 38 el que cree en mí». Como dice la Escritura: De su seno brotarán manantiales de agua viva.

39 Él se refería al Espíritu que debían recibir los que creyeran en él. Porque el Espíritu no había sido dado todavía, ya que Jesús aún no había sido glorificado.

40 Algunos de la multitud que lo habían oído, opinaban: «Este es verdaderamente el Profeta». 41 Otros decían: «Este es el Mesías». Pero otros preguntaban: «¿Acaso el Mesías vendrá de Galilea? 42 ¿No dice la Escritura que el Mesías vendrá del linaje de David y de Belén, el pueblo de donde era David?». 43 Y por causa de él, se produjo una división entre la gente. 44 Algunos querían detenerlo, pero nadie puso las manos sobre él.

Rta: Gloria a Dios Eternamente.

MAITINES

SALMO: Sal. 104. 30-31

De los Salmos de nuestro maestro David, el Profeta. Que sus bendiciones...
Rta: sean con nosotros.

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 104. 30-31:

30 Si envías tu aliento, son creados, y renuevas la superficie de la tierra.

31 ¡Gloria al Señor para siempre, alégrese el Señor por sus obras!

Rta: Aleluya.

+ EVANGELIO: Jn. 14. 26-31; Jn. 15. 1-4
Bendito sea el que viene en el nombre del Señor, nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo, Hijo del Dios vivo, a quien es la gloria para siempre.
Rta: Eternamente, AMÉN.
Jn. 14. 26-31:

26 Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho.

27 Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman!

28 Me han oído decir: “Me voy y volveré a ustedes”. Si me amaran, se alegrarían de que vuelva junto al Padre, porque el Padre es más grande que yo.

29 Les he dicho esto antes que suceda, para que cuando se cumpla, ustedes crean.

30 Ya no hablaré mucho más con ustedes, porque está por llegar el Príncipe de este mundo: él nada puede hacer contra mí, 31 pero es necesario que el mundo sepa que yo amo al Padre y obro como él me ha ordenado. Levántense, salgamos de aquí.
Jn. 15. 1-4:

1 Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador.

2 Él corta todos mis sarmientos que no dan fruto; al que da fruto, lo poda para que dé más todavía.

3 Ustedes ya están limpios por la palabra que yo les anuncié.

4 Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí.

Rta: Gloria a Dios Eternamente.

LITURGIA

De las CARTAS de SAN PABLO : 1 Cor. 12. 1-31

Un capítulo de la carta de nuestro Maestro San Pablo el Apóstol, a ... que sus bendiciones sean con nosotros, Amén.

1 Cor. 12. 1-31:

1 Con relación a los dones espirituales, no quiero, hermanos, que ustedes vivan en la ignorancia. 2 Ustedes saben que cuando todavía eran paganos, se dejaban arrastrar ciegamente al culto de dioses inanimados. 3 Por eso les aseguro que nadie, movido por el Espíritu de Dios, puede decir: «Maldito sea Jesús». Y nadie puede decir: «Jesús es el Señor», si no está impulsado por el Espíritu Santo. 4 Ciertamente, hay diversidad de dones, pero todos proceden del mismo Espíritu. 5 Hay diversidad de ministerios, pero un solo Señor. 6 Hay diversidad de actividades, pero es el mismo Dios el que realiza todo en todos. 7 En cada uno, el Espíritu se manifiesta para el bien común.

8 El Espíritu da a uno la sabiduría para hablar; a otro, la ciencia para enseñar, según el mismo Espíritu; 9 a otro, la fe, también en el mismo Espíritu. A este se le da el don de curar, siempre en ese único Espíritu; 10 a aquel, el don de hacer milagros; a uno, el don de profecía; a otro, el don de juzgar sobre el valor de los dones del Espíritu; a este, el don de lenguas; a aquel, el don de interpretarlas. 11 Pero en todo esto, es el mismo y único Espíritu el que actúa, distribuyendo sus dones a cada uno en particular como él quiere.

12 Así como el cuerpo tiene muchos miembros, y sin embargo, es uno, y estos miembros, a pesar de ser muchos, no forman sino un solo cuerpo, así también sucede con Cristo. 13 Porque todos hemos sido bautizados en un solo Espíritu para formar un solo Cuerpo –judíos y griegos, esclavos y hombres libres– y todos hemos bebido de un mismo Espíritu.

14 El cuerpo no se compone de un solo miembro sino de muchos. 15 Si el pie dijera: «Como no soy mano, no formo parte del cuerpo», ¿acaso por eso no seguiría siendo parte de él? 16 Y si el oído dijera: «Ya que no soy ojo, no formo parte del cuerpo», ¿acaso dejaría de ser parte de él? 17 Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿dónde estaría el oído? Y si todo fuera oído, ¿dónde estaría el olfato?

18 Pero Dios ha dispuesto a cada uno de los miembros en el cuerpo, según un plan establecido. 19 Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? 20 De hecho, hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo. 21 El ojo no puede decir a la mano: «No te necesito», ni la cabeza, a los pies: «No tengo necesidad de ustedes». 22 Más aún, los miembros del cuerpo que consideramos más débiles también son necesarios, 23 y los que consideramos menos decorosos son los que tratamos más decorosamente. Así nuestros miembros menos dignos son tratados con mayor respeto, 24 ya que los otros no necesitan ser tratados de esa manera. Pero Dios dispuso el cuerpo, dando mayor honor a los miembros que más lo necesitan, 25 a fin de que no haya divisiones en el cuerpo, sino que todos los miembros sean mutuamente solidarios. 26 ¿Un miembro sufre? Todos los demás sufren con él. ¿Un miembro es enaltecido? Todos los demás participan de su alegría.

27 Ustedes son el Cuerpo de Cristo, y cada uno en particular, miembros de ese Cuerpo. 28 En la Iglesia, hay algunos que han sido establecidos por Dios, en primer lugar, como apóstoles; en segundo lugar, como profetas; en tercer lugar, como doctores. Después vienen los que han recibido el don de hacer milagros, el don de curar, el don de socorrer a los necesitados, el don de gobernar y el don de lenguas. 29 ¿Acaso todos son apóstoles? ¿Todos profetas? ¿Todos doctores? ¿Todos hacen milagros? 30 ¿Todos tienen el don de curar? ¿Todos tienen el don de lenguas o el don de interpretarlas?

31 Ustedes, por su parte, aspiren a los dones más perfectos. Y ahora voy a mostrarles un camino más perfecto todavía.
[Catolicón] De las CARTAS CATÓLICAS : 1 Jn. 2. 20-29; 1 Jn. 3. 1

Un capítulo de la carta de nuestro Maestro San ... el Apóstol, que sus bendiciones sean con nosotros, Amén.

1 Jn. 2. 20-29:

20 Ustedes recibieron la unción del que es Santo, y todos tienen el verdadero conocimiento.

21 Les he escrito, no porque ustedes ignoren la verdad, sino porque la conocen, y porque ninguna mentira procede de la verdad.

22 ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Ese es el Anticristo: el que niega al Padre y al Hijo.

23 El que niega al Hijo no está unido al Padre; el que reconoce al Hijo también está unido al Padre.

24 En cuanto a ustedes, permanezcan fieles a lo que oyeron desde el principio: de esa manera, permanecerán también en el Hijo y en el Padre.

25 La promesa que él nos hizo es esta: la Vida eterna.

26 Esto es lo que quería escribirles acerca de los que intentan engañarlos.

27 Pero la unción que recibieron de él permanece en ustedes, y no necesitan que nadie les enseñe. Y ya que esa unción los instruye en todo, y ella es verdadera y no miente, permanezcan en él, como ella les ha enseñado.

28 Sí, permanezcan en él, hijos míos, para que cuando él se manifieste, tengamos plena confianza, y no sintamos vergüenza ante él en el Día de su Venida.

29 Si ustedes saben que él es justo, sepan también que todo el que practica la justicia ha nacido de él.
1 Jn. 3. 1:

1 ¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente. Si el mundo no nos reconoce, es porque no lo ha reconocido a él.
EPRAXIS : Hech. 2. 1-21

Un capitulo de los hechos de nuestros Padres los Apóstoles, los puros y llenos de la gracia del Espíritu Santo, que su Santas bendiciones estén con nosotros. Amén.

Hech. 2. 1-21:

1 Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. 2 De pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban. 3 Entonces vieron aparecer unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos. 4 Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en distintas lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse.

5 Había en Jerusalén judíos piadosos, venidos de todas las naciones del mundo. 6 Al oírse este ruido, se congregó la multitud y se llenó de asombro, porque cada uno los oía hablar en su propia lengua. 7 Con gran admiración y estupor decían: «¿Acaso estos hombres que hablan no son todos galileos? 8 ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oye en su propia lengua? 9 Partos, medos y elamitas, los que habitamos en la Mesopotamia o en la misma Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia Menor, 10 en Frigia y Panfilia, en Egipto, en la Libia Cirenaica, los peregrinos de Roma, 11 judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos los oímos proclamar en nuestras lenguas las maravillas de Dios».

12 Unos a otros se decían con asombro: «¿Qué significa esto?». 13 Algunos, burlándose, comentaban: «Han tomado demasiado vino». 14 Entonces, Pedro poniéndose de pie con los Once, levantó la voz y dijo: «Hombres de Judea y todos los que habitan en Jerusalén, presten atención, porque voy a explicarles lo que ha sucedido. 15 Estos hombres no están ebrios, como ustedes suponen, ya que no son más que las nueve de la mañana, 16 sino que se está cumpliendo lo que dijo el profeta Joel:

17 En los últimos días, dice el Señor, derramaré mi Espíritu sobre todos los hombres y profetizarán sus hijos y sus hijas; los jóvenes verán visiones y los ancianos tendrán sueños proféticos. 18 Más aún, derramaré mi Espíritu sobre mis servidores y servidoras, y ellos profetizarán. 19 Haré prodigios arriba, en el cielo, y signos abajo, en la tierra: verán sangre, fuego y columnas de humo. 20 El sol se convertirá en tinieblas y la luna en sangre, antes que llegue el Día del Señor, día grande y glorioso. 21 Y todo el que invoque el nombre del Señor se salvará.
SALMO : Sal. 47. 6*. 8

De los Salmos de nuestro maestro David, el Profeta. Que sus bendiciones...
Rta: sean con nosotros.

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 47. 6*. 8:

6 El Señor asciende entre aclamaciones, asciende al sonido de trompetas.

8 el Señor es el Rey de toda la tierra, cántenle un hermoso himno.

Rta: Aleluya.

+ EVANGELIO : Jn. 15. 26-27; Jn. 16. 1-15

Bendito sea el que viene en el nombre del Señor, nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo, Hijo del Dios vivo, a quien es la gloria para siempre.
Rta: Eternamente, AMÉN.

Jn. 15. 26-27:

26 Cuando venga el Paráclito que yo les enviaré desde el Padre, el Espíritu de la Verdad que proviene del Padre, él dará testimonio de mí.

27 Y ustedes también dan testimonio, porque están conmigo desde el principio.
Jn. 16. 1-15:

1 Les he dicho esto para que no se escandalicen.

2 Serán echados de las sinagogas, más aún, llegará la hora en que los mismos que les den muerte pensarán que tributan culto a Dios.

3 Y los tratarán así porque no han conocido ni al Padre ni a mí.

4 Les he advertido esto para que cuando llegue esa hora, recuerden que ya lo había dicho.

4b No les dije estas cosas desde el principio, porque yo estaba con ustedes.

5 Ahora me voy al que me envió, y ninguno de ustedes me pregunta: “¿A dónde vas?”.

6 Pero al decirles esto, ustedes se han entristecido.

7 Sin embargo, les digo la verdad: les conviene que yo me vaya, porque si no me voy, el Paráclito no vendrá a ustedes. Pero si me voy, se lo enviaré.

8 Y cuando él venga, probará al mundo dónde está el pecado, dónde está la justicia y cuál es el juicio.

9 El pecado está en no haber creído en mí.

10 La justicia, en que yo me voy al Padre y ustedes ya no me verán.

11 Y el juicio, en que el Príncipe de este mundo ya ha sido condenado.

12 Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora.

13 Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo.

14 Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes.

15 Todo lo que es del Padre es mío. Por eso les digo: “Recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes”.

Rta: Gloria a Dios Eternamente.

  1. DÍA ANTERIOR: I. SÁBADO 7 de PENTECOSTÉS, del Mes de
  2. DÍA SIGUIENTE: DÍA 1, del Mes de TUT - THOUT - THOOUT