Espiritualidad JUDÍA

Cada Semana se lee un grupo de párrafos del Penteteuco (Parashá), y al que le sigue una selección de textos históricos o proféticos (Haftarát). Como el año judío tiene 54 semanas, hay 54 Parashá. Cada una se denomina por la primer palabra del párrafo.
RECORDEMOS que en el culto judío no se lee o pronuncia el NOMBRE DE DIOS: YAHVÉ, e, incluso, no ESCRIBEN "DIOS", sino: "D-os", o algo parecido.

Día 13 :: Día 13

Salmo 69 [Día 13]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 69:

1 Del maestro de coro. Según la melodía de “Los lirios”. De David.

2 ¡Sálvame, Dios mío, porque el agua me llega a la garganta! 3 Estoy hundido en el fango del Abismo y no puedo hacer pie; he caído en las aguas profundas, y me arrastra la corriente.

4 Estoy exhausto de tanto gritar, y mi garganta se ha enronquecido; se me ha nublado la vista de tanto esperar a mi Dios.

5 Más numerosos que los cabellos de mi cabeza son los que me odian sin motivo; más fuertes que mis huesos, los que me atacan sin razón. ¡Y hasta tengo que devolver lo que yo no he robado!

6 Dios mío, tú conoces mi necedad, no se te ocultan mis ofensas. 7 Que no queden defraudados por mi culpa los que esperan en ti, Señor del universo; que no queden humillados por mi causa los que te buscan, Dios de Israel.

8 Por ti he soportado afrentas y la vergüenza cubrió mi rostro; 9 me convertí en un extraño para mis hermanos, fui un extranjero para los hijos de mi madre: 10 porque el celo de tu Casa me devora, y caen sobre mí los ultrajes de los que te agravian.

11 Cuando aflijo mi alma con ayunos, aprovechan para insultarme; 12 cuando me visto de penitente, soy para ellos un motivo de risa; 13 los que están a la puerta murmuran contra mí, y los bebedores me hacen burla con sus cantos.

14 Pero mi oración sube hasta ti, Señor, en el momento favorable: respóndeme, Dios mío, por tu gran amor, sálvame, por tu fidelidad.

15 Sácame del lodo para que no me hunda, líbrame de los que me odian y de las aguas profundas; 16 que no me arrastre la corriente, que no me trague el Abismo, que el Pozo no se cierre sobre mí.

17 Respóndeme, Señor, por tu bondad y tu amor, por tu gran compasión vuélvete a mí; 18 no le ocultes el rostro a tu servidor, respóndeme pronto, porque estoy en peligro.

19 Acércate a mi y rescátame, líbrame de mis enemigos: 20 tú conoces mi afrenta, mi vergüenza y mi deshonra, todos mis enemigos están ante ti.

21 La vergüenza me destroza el corazón, y no tengo remedio. Espero compasión y no la encuentro, en vano busco un consuelo: 22 pusieron veneno en mi comida, y cuando tuve sed me dieron vinagre.

23 Que su mesa se convierta en una trampa, y sus manjares, en un lazo; 24 que se nuble su vista y no vean, y sus espaldas se queden sin fuerzas.

25 Descarga sobre ellos tu indignación que los alcance el ardor de tu enojo; 26 que sus poblados se queden desiertos y nadie habite en sus carpas.

27 Porque persiguen al que tú has castigado y aumentan los dolores del que tú has herido. 28 Impútales una culpa tras otra, no los declares inocentes; 29 bórralos del Libro de la Vida, que no sean inscritos con los justos.

30 Yo soy un pobre desdichado, Dios mío, que tu ayuda me proteja: 31 así alabaré con cantos el nombre de Dios, y proclamaré su grandeza dando gracias; 32 esto agradará al Señor más que un toro, más que un novillo con cuernos y pezuñas.

33 Que lo vean los humildes y se alegren, que vivan los que buscan al Señor: 34 porque el Señor escucha a los pobres y no desprecia a sus cautivos.

35 Que lo alaben el cielo, la tierra y el mar, y todos los seres que se mueven en ellos; 36 porque el Señor salvará a Sión y volverá a edificar las ciudades de Judá: 37 el linaje de sus servidores la tendrá como herencia, y los que aman su nombre morarán en ella.

Salmo 70 [Día 13]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 70:

1 Del maestro de coro. De David. En memoria.

2 ¡Líbrame, Dios mío! ¡Señor, ven pronto a socorrerme! 3 Que se avergüencen y sean humillados los que quieren acabar con mi vida. Que retrocedan confundidos los que desean mi ruina; 4 que vuelvan la espalda avergonzados los que se ríen de mí.

5 Que se alegren y se regocijen en ti todos los que te buscan; y digan siempre los que desean tu victoria: “¡Qué grande es nuestro Dios!”.

6 Yo soy pobre y miserable: ven pronto, Dios mío; tú eres mi ayuda y mi libertador, ¡no tardes, Señor!

Salmo 71 [Día 13]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 71:

1 Yo me refugio en ti, Señor, ¡que nunca tenga que avergonzarme! 2 Por tu justicia, líbrame y rescátame, inclina tu oído hacia mí, y sálvame.

3 Sé para mí una roca protectora, tú que decidiste venir siempre en mi ayuda, porque tú eres mi Roca y mi fortaleza. 4 ¡Líbrame, Dios mío, de las manos del impío, de las garras del malvado y del violento!

5 Porque tú, Señor, eres mi esperanza y mi seguridad desde mi juventud. 6 En ti me apoyé desde las entrañas de mi madre; desde el seno materno fuiste mi protector, y mi alabanza está siempre ante ti.

7 Soy un motivo de estupor para muchos, pero tú eres mi refugio poderoso. 8 Mi boca proclama tu alabanza y anuncia tu gloria todo el día.

9 No me rechaces en el tiempo de mi vejez, no me abandones, porque se agotan mis fuerzas; 10 mis enemigos hablan contra mí, y los que me acechan se confabulan, diciendo:

11 “Dios lo tiene abandonado: persíganlo, captúrenlo, porque no hay quien lo libre”. 12 ¡Señor, no te quedes lejos de mí; Dios mío, ven pronto a socorrerme!

13 ¡Queden confundidos y humillados los que atentan contra mi vida! ¡Queden cubiertos de oprobio y de vergüenza los que buscan mi perdición!

14 Yo, por mi parte, seguiré esperando y te alabaré cada vez más. 15 Mi boca anunciará incesantemente tus actos de justicia y salvación, aunque ni siquiera soy capaz de enumerarlos.

16 Vendré a celebrar las proezas del Señor, evocaré tu justicia, que es sólo tuya. 17 Dios mío, tú me enseñaste desde mi juventud, y hasta hoy he narrado tus maravillas.

18 Ahora que estoy viejo y lleno de canas, no me abandones, Dios mío, hasta que anuncie las proezas de tu brazo a la generación que vendrá.

19 Tu justicia llega hasta el cielo, Señor: tú has hecho grandes cosas, y no hay nadie igual a ti, Dios mío.

20 Me hiciste pasar por muchas angustias, pero de nuevo me darás la vida; me harás subir de lo profundo de la tierra, 21 acrecentarás mi dignidad y volverás a consolarme.

22 Entonces te daré gracias con el arpa, por tu fidelidad, Dios mío; te cantaré con la cítara, a ti, el Santo de Israel.

23 Mis labios te cantarán jubilosos, y también mi alma, que tú redimiste. 24 Yo hablaré de tu justicia todo el día, porque quedarán confundidos y avergonzados los que buscaban mi perdición.
* Jesús, María, José, la Sagrada Familia, eran una familia JUDÍA. Jesús era un judío practicante: iba cada Sábado a la Sinagoga, a participar del culto comunitario. Lc. 4. 16 cuenta que hace la lectura, y lee el libro del profeta Isaías; técnicamente, hizo la lectura de la HAFTARAT (como MAFTIR), o sea, leyó la selección de textos históricos o proféticos, relacionado a la Parashá de la semana (grupo de párrafos de la Torá = Pentateuco, que se leen en las casas y en las sinagogas, y que se lee después de la Parashá semanal).
* Este lugar nos ayudará a conocer nuestras raíces judías, y muchas razones por las que hacemos algunas cosas en la Iglesia.