Espiritualidad JUDÍA

Cada Semana se lee un grupo de párrafos del Penteteuco (Parashá), y al que le sigue una selección de textos históricos o proféticos (Haftarát). Como el año judío tiene 54 semanas, hay 54 Parashá. Cada una se denomina por la primer palabra del párrafo.
RECORDEMOS que en el culto judío no se lee o pronuncia el NOMBRE DE DIOS: YAHVÉ, e, incluso, no ESCRIBEN "DIOS", sino: "D-os", o algo parecido.

Día 19 :: Día 19

Salmo 90 [Día 19]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 90:

1 Oración de Moisés, hombre de Dios. Señor, tú has sido nuestro refugio a lo largo de las generaciones.

2 Antes que fueran engendradas las montañas, antes que nacieran la tierra y el mundo, desde siempre y para siempre, tú eres Dios.

3 Tú haces que los hombres vuelvan al polvo, con sólo decirles: “Vuelvan, seres humanos”. 4 Porque mil años son ante tus ojos como el día de ayer, que ya pasó, como una vigilia de la noche.

5 Tú los arrebatas, y son como un sueño, como la hierba que brota de mañana: 6 por la mañana brota y florece, y por la tarde se seca y se marchita.

7 ¡Estamos consumidos por tu ira y consternados por tu indignación! 8 Pusiste nuestras culpas delante de tus ojos, y nuestros secretos a la luz de tu mirada.

9 Nuestros días transcurren bajo el peso de tu enojo, y nuestros años se acaban como un suspiro.

10 Nuestra vida dura apenas setenta años, y ochenta, si tenemos más vigor: en su mayor parte son fatiga y miseria, porque pasan pronto, y nosotros nos vamos.

11 ¿Quién puede conocer la violencia de tu enojo y ver el fondo de tu indignación? 12 Enséñanos a calcular nuestros años, para que nuestro corazón alcance la sabiduría.

13 ¡Vuélvete, Señor! ¿Hasta cuándo...? Ten compasión de tus servidores. 14 Sácianos en seguida con tu amor, y cantaremos felices toda nuestra vida.

15 Alégranos por los días en que nos afligiste, por los años en que soportamos la desgracia. 16 Que tu obra se manifieste a tus servidores, y que tu esplendor esté sobre tus hijos.

17 Que descienda hasta nosotros la bondad del Señor; que el Señor, nuestro Dios, haga prosperar la obra de nuestras manos.

Salmo 91 [Día 19]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 91:

1 Tú que vives al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Todopoderoso, 2 di al Señor: “Mi refugio y mi baluarte, mi Dios, en quien confío”.

3 Él te librará de la red del cazador y de la peste perniciosa; 4 te cubrirá con sus plumas, y hallarás un refugio bajo sus alas.

5 No temerás los terrores de la noche, ni la flecha que vuela de día, 6 ni la peste que acecha en las tinieblas, ni la plaga que devasta a pleno sol.

7 Aunque caigan mil a tu izquierda y diez mil a tu derecha, tú no serás alcanzado: 4c su brazo es escudo y coraza.

8 Con sólo dirigir una mirada, verás el castigo de los malos, 9 porque hiciste del Señor tu refugio y pusiste como defensa al Altísimo.

10 No te alcanzará ningún mal, ninguna plaga se acercará a tu carpa, 11 porque él te encomendó a sus ángeles para que te cuiden en todos tus caminos.

12 Ellos te llevarán en sus manos para que no tropieces contra ninguna piedra; 13 caminarás sobre leones y víboras, pisotearás cachorros de león y serpientes.

14 “Él se entregó a mí, por eso, yo lo libraré; lo protegeré, porque conoce mi Nombre; 15 me invocará, y yo le responderé. Estaré con él en el peligro, lo defenderé y lo glorificaré; 16 le haré gozar de una larga vida y le haré ver mi salvación”.

Salmo 92 [Día 19]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 92:

1 Salmo. Canto. Para el día sábado.

2 Es bueno dar gracias al Señor, y cantar, Dios Altísimo, a tu Nombre; 3 proclamar tu amor de madrugada, y tu fidelidad en las vigilias de la noche, 4 con el arpa de diez cuerdas y la lira, con música de cítara.

5 Tú me alegras, Señor, con tus acciones, cantaré jubiloso por la obra de tus manos. 6 ¡Qué grandes son tus obras, Señor, qué profundos tus designios! 7 El hombre insensato no conoce y el necio no entiende estas cosas.

8 Si los impíos crecen como la hierba y florecen los que hacen el mal, es para ser destruidos eternamente: 9 tú, en cambio, eres el Excelso para siempre. 10 Mira, Señor, cómo perecen tus enemigos y se dispersan los que hacen el mal.

11 Pero a mí me das la fuerza de un toro salvaje y me unges con óleo purísimo. 12 Mis ojos han desafiado a mis calumniadores, mis oídos han escuchado la derrota de los malvados.

13 El justo florecerá como la palmera, crecerá como los cedros del Líbano: 14 trasplantado en la Casa del Señor, florecerá en los atrios de nuestro Dios.

15 En la vejez seguirá dando frutos, se mantendrá fresco y frondoso, 16 para proclamar qué justo es el Señor, mi Roca, en quien no existe la maldad.

Salmo 93 [Día 19]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 93:

1 ¡Reina el Señor, revestido de majestad! El Señor se ha revestido, se ha ceñido de poder. El mundo está firmemente establecido: ¡no se moverá jamás!

2 Tu trono está firme desde siempre, tú existes desde la eternidad.

3 Los ríos hacen resonar sus voces, Señor, los ríos hacen resonar su fragor. 4 Pero más fuerte que las aguas impetuosas, más fuerte que el oleaje del mar, es el Señor en las alturas.

5 Tus testimonios, Señor, son dignos de fe, la santidad embellece tu Casa a lo largo de los tiempos.

Salmo 94 [Día 19]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 94:

1 ¡Dios vengador de las injusticias, Señor, Dios justiciero, manifiéstate! 2 ¡Levántate, Juez de la tierra, dales su merecido a los soberbios!

3 ¿Hasta cuándo triunfarán, Señor, hasta cuándo triunfarán los malvados? 4 ¿Hasta cuándo hablarán con arrogancia y se jactarán los malhechores?

5 Ellos pisotean a tu pueblo, Señor, y oprimen a tu herencia; 6 matan a la viuda y al extranjero, asesinan a los huérfanos; 7 y exclaman: “El Señor no lo ve, no se da cuenta el Dios de Jacob”.

8 ¡Entiendan, los más necios del pueblo! y ustedes, insensatos, ¿cuándo recapacitarán? 9 El que hizo el oído, ¿no va a escuchar? El que formó los ojos, ¿será incapaz de ver?

10 ¿Dejará de castigar el que educa a las naciones y da a los hombres el conocimiento? 11 ¡El Señor conoce los planes de los hombres y sabe muy bien que son vanos!

12 Feliz el que es educado por ti, Señor, aquel a quien instruyes con tu ley, 13 para darle un descanso después de la adversidad, mientras se cava una fosa para el malvado.

14 Porque el Señor no abandona a su pueblo ni deja desamparada a su herencia: 15 la justicia volverá a los tribunales y los rectos de corazón la seguirán.

16 ¿Quién se pondrá a mi favor contra los impíos? ¿Quién estará a mi lado contra los malhechores? 17 Si el Señor no me hubiera ayudado, ya estaría habitando en la región del silencio.

18 Cuando pienso que voy a resbalar, tu misericordia, Señor, me sostiene; 19 cuando estoy cargado de preocupaciones, tus consuelos me llenan de alegría.

20 ¿Podrá aliarse contigo un tribunal inicuo, que comete injusticias en nombre de la ley? 21 Ellos atentan contra la vida de los justos y condenan a muerte al inocente.

22 Pero el Señor es mi fortaleza, mi Dios es la Roca en que me refugio: 23 él les devolverá su misma iniquidad y los destruirá por su malicia. ¡El Señor, nuestro Dios, los destruirá!

Salmo 95 [Día 19]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 95:

1 ¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva! 2 ¡Lleguemos hasta él dándole gracias, aclamemos con música al Señor!

3 Porque el Señor es un Dios grande, el soberano de todos los dioses: 4 en su mano están los abismos de la tierra, y son suyas las cumbres de las montañas; 5 suyo es el mar, porque él lo hizo, y la tierra firme, que formaron sus manos.

6 ¡Entren, inclinémonos para adorarlo! ¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó! 7 Porque él es nuestro Dios, y nosotros, el pueblo que él apacienta, las ovejas conducidas por su mano.

7 Ojalá hoy escuchen la voz del Señor: 8 «No endurezcan su corazón como en Meribá, como en el día de Masá, en el desierto, 9 cuando sus padres me tentaron y provocaron, aunque habían visto mis obras.

10 Cuarenta años me disgustó esa generación, 10 hasta que dije: 'Es un pueblo de corazón extraviado, que no conoce mis caminos'. 11 Por eso juré en mi indignación: Jamás entrarán en mi Reposo».

Salmo 96 [Día 19]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 96:

1 Canten al Señor un canto nuevo, cante al Señor toda la tierra; 2 canten al Señor, bendigan su Nombre, día tras día, proclamen su victoria.

3 Anuncien su gloria entre las naciones, y sus maravillas entre los pueblos. 4 Porque el Señor es grande y muy digno de alabanza, más temible que todos los dioses.

5 Los dioses de los pueblos no son más que apariencia, pero el Señor hizo el cielo; 6 en su presencia hay esplendor y majestad, en su Santuario, poder y hermosura.

7 Aclamen al Señor, familias de los pueblos, aclamen la gloria y el poder del Señor; 8 aclamen la gloria del nombre del Señor. Entren en sus atrios trayendo una ofrenda, 9 adoren al Señor al manifestarse su santidad: ¡que toda la tierra tiemble ante él!

10 Digan entre las naciones: "¡El Señor reina! El mundo está firme y no vacilará. El Señor juzgará a los pueblos con rectitud".

11 Alégrese el cielo y exulte la tierra, resuene el mar y todo lo que hay en él; 12 regocíjese el campo con todos sus frutos, griten de gozo los árboles del bosque.

13 Griten de gozo delante del Señor, porque él viene a gobernar la tierra: él gobernará al mundo con justicia, y a los pueblos con su verdad.
* Jesús, María, José, la Sagrada Familia, eran una familia JUDÍA. Jesús era un judío practicante: iba cada Sábado a la Sinagoga, a participar del culto comunitario. Lc. 4. 16 cuenta que hace la lectura, y lee el libro del profeta Isaías; técnicamente, hizo la lectura de la HAFTARAT (como MAFTIR), o sea, leyó la selección de textos históricos o proféticos, relacionado a la Parashá de la semana (grupo de párrafos de la Torá = Pentateuco, que se leen en las casas y en las sinagogas, y que se lee después de la Parashá semanal).
* Este lugar nos ayudará a conocer nuestras raíces judías, y muchas razones por las que hacemos algunas cosas en la Iglesia.