Espiritualidad JUDÍA

Cada Semana se lee un grupo de párrafos del Penteteuco (Parashá), y al que le sigue una selección de textos históricos o proféticos (Haftarát). Como el año judío tiene 54 semanas, hay 54 Parashá. Cada una se denomina por la primer palabra del párrafo.
RECORDEMOS que en el culto judío no se lee o pronuncia el NOMBRE DE DIOS: YAHVÉ, e, incluso, no ESCRIBEN "DIOS", sino: "D-os", o algo parecido.

Día 24 :: Día 24

Salmo 113 [Día 24]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 113:

1 ¡Aleluya! Alaben, servidores del Señor, alaben el nombre del Señor. 2 Bendito sea el nombre del Señor, desde ahora y para siempre. 3 Desde la salida del sol hasta su ocaso, sea alabado el nombre del Señor.

4 El Señor está sobre todas las naciones, su gloria se eleva sobre el cielo. 5 ¿Quién es como el Señor, nuestro Dios, que tiene su morada en las alturas, 6 y se inclina para contemplar el cielo y la tierra?

7 Él levanta del polvo al desvalido, alza al pobre de su miseria, 8 para hacerlo sentar entre los nobles, entre los nobles de su pueblo; 9 él honra a la mujer estéril en su hogar, haciendo de ella una madre feliz.

Salmo 114 [Día 24]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 114:

1 Cuando Israel salió de Egipto, la familia de Jacob, de un pueblo extranjero, 2 Judá se convirtió en su Santuario, la tierra de Israel fue su dominio.

3 El Mar, al verlos, huyó, el Jordán se volvió atrás; 4 los montes saltaron como carneros y las colinas, como corderitos*.

5 ¿Qué tienes, Mar? ¿Por qué huyes? Y tú, Jordán, ¿por qué te vuelves atrás? 6 Montes, ¿por qué saltan como carneros, y ustedes, colinas, como corderos?

7 Tiembla, tierra, delante del Señor, ante el rostro del Dios de Jacob, 8 el que convierte las rocas en estanques, y los peñascos en manantiales.

Salmo 115 [Día 24]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 115:

1 No nos glorifiques a nosotros, Señor: glorifica solamente a tu Nombre, por tu amor y tu fidelidad. 2 ¿Por qué han de decir las naciones: “Dónde está su Dios”?

3 Nuestro Dios está en el cielo y en la tierra, él hace todo lo que quiere. 4 Los ídolos, en cambio, son plata y oro, obra de las manos de los hombres.

5 Tienen boca, pero no hablan, tienen ojos, pero no ven; 6 tienen orejas, pero no oyen, tienen nariz, pero no huelen.

7 Tienen manos, pero no palpan, tienen pies, pero no caminan; ni un solo sonido sale de su garganta. 8 Como ellos serán los que los fabrican, los que ponen en ellos su confianza.

9 Pueblo de Israel, confía en el Señor: él es tu ayuda y tu escudo; 10 familia de Aarón, confía en el Señor: él es tu ayuda y tu escudo; 11 confíen en el Señor todos los que lo temen: él es su ayuda y su escudo.

12 Que el Señor se acuerde de nosotros y nos bendiga: bendiga al pueblo de Israel, bendiga a la familia de Aarón, 13 bendiga a los que temen al Señor, a los pequeños y a los grandes.

14 Que el Señor los multiplique, a ustedes y a sus hijos; 15 y sean bendecidos por el Señor, que hizo el cielo y la tierra.

16 El cielo pertenece al Señor, y la tierra la entregó a los hombres.

17 Los muertos ya no alaban al Señor, ni tampoco los que bajaron al sepulcro. 18 Nosotros, los vivientes, bendecimos al Señor, desde ahora y para siempre. ¡Aleluya!

Salmo 116 [Día 24]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 116:

1 Amo al Señor, porque él escucha el clamor de mi súplica, 2 porque inclina su oído hacia mí, cuando yo lo invoco.

3 Los lazos de la muerte me envolvieron, me alcanzaron las redes del Abismo, caí en la angustia y la tristeza; 4 entonces invoqué al Señor: “¡Por favor, sálvame la vida!”.

5 El Señor es justo y bondadoso, nuestro Dios es compasivo; 6 el Señor protege a los sencillos: yo estaba en la miseria y me salvó.

7 Alma mía, recobra la calma, porque el Señor ha sido bueno contigo. 8 Él libró mi vida de la muerte, mis ojos de las lágrimas y mis pies de la caída.

9 Yo caminaré en la presencia del Señor, en la tierra de los vivientes.

10 Tenía confianza, incluso cuando dije: “¡Qué grande es mi desgracia!”. 11 Yo, que en mi turbación llegué a decir: “¡Los hombres son todos mentirosos!”.

12 ¿Con qué pagaré al Señor todo el bien que me hizo?

13 Alzaré la copa de la salvación e invocaré el nombre del Señor. 14 Cumpliré mis votos al Señor, en presencia de todo su pueblo.

15 ¡Qué penosa es para el Señor la muerte de sus amigos! 16 Yo, Señor, soy tu servidor, tu servidor, lo mismo que mi madre: por eso rompiste mis cadenas.

17 Te ofreceré un sacrificio de alabanza, e invocaré el nombre del Señor. 18 Cumpliré mis votos al Señor, en presencia de todo su pueblo, 19 en los atrios de la Casa del Señor, en medio de ti, Jerusalén. ¡Aleluya!

Salmo 117 [Día 24]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 117:

1 ¡Alaben al Señor, todas las naciones, glorifíquenlo, todos los pueblos!

2 Porque es inquebrantable su amor por nosotros, y su fidelidad permanece para siempre. ¡Aleluya!

Salmo 118 [Día 24]

Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 118:

1 ¡Aleluya! ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! 2 Que lo diga el pueblo de Israel: ¡es eterno su amor!

3 Que lo diga la familia de Aarón: ¡es eterno su amor! 4 Que lo digan los que temen al Señor: ¡es eterno su amor!

5 En el peligro invoqué al Señor, y él me escuchó dándome un alivio. 6 El Señor está conmigo: no temeré; ¿qué podrán hacerme los hombres? 7 El Señor está conmigo y me ayuda: yo veré derrotados a mis adversarios.

8 Es mejor refugiarse en el Señor que fiarse de los hombres; 9 es mejor refugiarse en el Señor que fiarse de los poderosos.

10 Todos los paganos me rodearon, pero yo los derroté en el nombre del Señor; 11 me rodearon por todas partes, pero yo los derroté en el nombre del Señor; 12 me rodearon como avispas, ardían como fuego en las espinas, pero yo los derroté en el nombre del Señor.

13 Me empujaron con violencia para derribarme, pero el Señor vino en mi ayuda. 14 El Señor es mi fuerza y mi protección; él fue mi salvación.

15 Un grito de alegría y de victoria resuena en las carpas de los justos: "La mano del Señor hace proezas, 16 la mano del Señor es sublime, la mano del Señor hace proezas".

17 No, no moriré: viviré para publicar lo que hizo el Señor. 18 El Señor me castigó duramente, pero no me entregó a la muerte.

19 "Abran las puertas de la justicia y entraré para dar gracias al Señor". 20 "Esta es la puerta del Señor: sólo los justos entran por ella".

21 Yo te doy gracias porque me escuchaste y fuiste mi salvación.

22 La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular. 23 Esto ha sido hecho por el Señor y es admirable a nuestros ojos. 24 Este es el día que hizo el Señor: alegrémonos y regocijémonos en él.

25 Sálvanos, Señor, asegúranos la prosperidad. 26 ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! Nosotros los bendecimos desde la Casa del Señor: 27 el Señor es Dios, y él nos ilumina. "Ordenen una procesión con ramas frondosas hasta los ángulos del altar". 28 Tú eres mi Dios, y yo te doy gracias; Dios mío, yo te glorifico.

29 ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!
* Jesús, María, José, la Sagrada Familia, eran una familia JUDÍA. Jesús era un judío practicante: iba cada Sábado a la Sinagoga, a participar del culto comunitario. Lc. 4. 16 cuenta que hace la lectura, y lee el libro del profeta Isaías; técnicamente, hizo la lectura de la HAFTARAT (como MAFTIR), o sea, leyó la selección de textos históricos o proféticos, relacionado a la Parashá de la semana (grupo de párrafos de la Torá = Pentateuco, que se leen en las casas y en las sinagogas, y que se lee después de la Parashá semanal).
* Este lugar nos ayudará a conocer nuestras raíces judías, y muchas razones por las que hacemos algunas cosas en la Iglesia.