LH Monástica

VÍSPERAS * MARTES

1: Sal. 74 [MARTES |*| VÍSPERAS ]

***

Sal. 74

1 Del maestro de coro. “No destruyas”. Salmo de Asaf. Canto.

2 Te damos gracias, Señor, te damos gracias: los que invocan tu Nombre narran tus maravillas.

3 “En el momento que yo decida, juzgaré con rectitud. 4 Se conmueve la tierra con todos sus habitantes, pero yo he afianzado sus columnas.

5 Digo a los arrogantes: ‘¡Basta de arrogancia!’, y a los impíos: ‘¡No levanten la frente!, 6 no levanten la frente contra el cielo ni hablen con actitud insolente’”.

7 Porque ni del oriente ni del occidente, ni del desierto ni de las montañas... 8 ¡El Señor es el único Juez, que a unos humilla, y a otros exalta!

9 Hay una copa en la mano del Señor, con un vino espumante, lleno de aromas: la ofrece, y la sorben hasta el final, la beben todos los malvados de la tierra.

10 Pero yo me alegraré para siempre, cantaré al Dios de Jacob: 11 él quebrará el poder de los malvados y acrecentará el poder de los justos.

|*| [Ir a la antífona]

2: Sal. 139 [MARTES |*| VÍSPERAS ]

***

Sal. 139

1 Del maestro de coro. Salmo de David.

2 Líbrame, Señor, de la gente malvada, protégeme de los hombres violentos, 3 de los que sólo piensan en hacer el mal y provocan discordias todo el día. 4 Ellos afilan su lengua como serpientes, en sus labios hay veneno de víboras.

5 Defiéndeme, Señor, de las manos del impío, protégeme de los hombres violentos, de los que intentan hacerme tropezar y han tendido una red ante mis pies: 6 los prepotentes me han ocultado trampas y lazos, me han puesto asechanzas al borde del camino.

7 Pero yo digo al Señor: "Tú eres mi Dios": escucha, Señor, el clamor de mi súplica; 8 Señor, mi Señor, mi ayuda poderosa, recubre mi cabeza en el momento del combate.

9 No satisfagas los deseos del malvado ni dejes que se cumplan sus proyectos; 10 que no levanten cabeza los que me asedian, y su maledicencia los envuelva.

11 Que se acumulen sobre ellos carbones encendidos, que caigan en lo profundo y no puedan levantarse. 12 Que los difamadores no estén seguros en la tierra, y la desgracia persiga a muerte al violento.

13 Yo sé que el Señor hace justicia a los humildes y defiende los derechos de los pobres. 14 Sí, los justos darán gracias a tu Nombre y los buenos vivirán en tu presencia.

|*| [Ir a la antífona]

3: Sal. 25 [MARTES |*| VÍSPERAS ]

***

Sal. 25

1 De David. Súplica inicial Júzgame, Señor, porque he procedido con integridad. Yo he confiado en el Señor, sin desviarme jamás.

2 Examíname, Señor, y pruébame, sondea hasta lo más íntimo de mi ser; 3 porque tu amor está siempre ante mis ojos, y yo camino en tu verdad.

4 No me reúno con la gente falsa ni me doy con los hipócritas; 5 odio la compañía de los malhechores y no me uno a los malvados.

6 Por eso lavo mis manos en señal de inocencia y doy vueltas alrededor de tu altar, 7 proclamando tu alabanza en alta voz y narrando tus maravillas. 8 Yo amo la Casa donde habitas, el lugar donde reside tu gloria.

9 No me incluyas entre los pecadores ni entre los hombres sanguinarios: 10 ellos tienen las manos llenas de infamia, y su derecha está repleta de sobornos.

11 Yo, en cambio, procedo íntegramente: líbrame y concédeme tu gracia. 12 Mis pies están firmes sobre el camino llano, y en la asamblea bendeciré al Señor.

|*| [Ir a la antífona]

4: Sal. 144 [MARTES |*| VÍSPERAS ]

***

Sal. 144

1 Himno de David. La grandeza de Dios en sus acciones Te alabaré, Dios mío, a ti, el único Rey, y bendeciré tu Nombre eternamente; 2 día tras día te bendeciré, y alabaré tu Nombre sin cesar.

3 ¡Grande es el Señor y muy digno de alabanza: su grandeza es insondable!

4 Cada generación celebra tus acciones y le anuncia a las otras tus portentos: 5 ellas hablan del esplendor de tu gloria, y yo también cantaré tus maravillas.

6 Ellas publican tus tremendos prodigios y narran tus grandes proezas; 7 divulgan el recuerdo de tu inmensa bondad y cantan alegres por tu victoria.

8 El Señor es bondadoso y compasivo, lento para enojarse y de gran misericordia; 9 el Señor es bueno con todos y tiene compasión de todas sus criaturas.

10 Que todas tus obras te den gracias, Señor, y tus fieles te bendigan; 11 que anuncien la gloria de tu reino y proclamen tu poder.

12 Así manifestarán a los hombres tu fuerza y el glorioso esplendor de tu reino: 13 tu reino es un reino eterno, y tu dominio permanece para siempre. La bondad de Dios hacia sus criaturas El Señor es fiel en todas sus palabras y bondadoso en todas sus acciones.

14 El Señor sostiene a los que caen y endereza a los que están encorvados.

15 Los ojos de todos esperan en ti, y tú les das la comida a su tiempo; 16 abres tu mano y colmas de favores a todos los vivientes.

17 El Señor es justo en todos sus caminos y bondadoso en todas sus acciones; 18 está cerca de aquellos que lo invocan, de aquellos que lo invocan de verdad.

19 El Señor cumple los deseos de sus fieles, escucha su clamor y les da la salvación; 20 el Señor protege a todos sus amigos y destruye a los malvados.

21 Mi boca proclamará la alabanza del Señor: que todos los vivientes bendigan su santo Nombre, desde ahora y para siempre.

|*| [Ir a la antífona]

5: Apoc. 4. 11 Apoc. 5. 9-10. 12. 13. 14 [MARTES |*| VÍSPERAS ]

***

Apoc. 4. 11

11 «Tú eres digno, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y el poder. Porque has creado todas las cosas: ellas existen y fueron creadas por tu voluntad».

Apoc. 5. 9-10. 12. 13. 14

9 y cantaban un canto nuevo, diciendo: «Tú eres digno de tomar el libro y de romper los sellos, porque has sido inmolado, y por medio de tu Sangre, has rescatado para Dios a hombres de todas las familias, lenguas, pueblos y naciones. 10 Tú has hecho de ellos un Reino sacerdotal para nuestro Dios, y ellos reinarán sobre la tierra». 12 y exclamaban con voz potente: «El Cordero que ha sido inmolado es digno de recibir el poder y la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor, la gloria y la alabanza».

13 También oí que todas las criaturas que están en el cielo, sobre la tierra, debajo de ella y en el mar, y todo lo que hay en ellos, decían: «Al que está sentado sobre el trono y al Cordero, alabanza, honor, gloria y poder, por los siglos de los siglos».

14 Los cuatro Seres Vivientes decían: «¡Amén!», y los Ancianos se postraron en actitud de adoración.

|*| [Ir a la antífona]

LECTURA. AÑO: I.

1 Jn. 3. 1a. 2

1 ¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente. Si el mundo no nos reconoce, es porque no lo ha reconocido a él.

2 Queridos míos, desde ahora somos hijos de Dios, y lo que seremos no se ha manifestado todavía. Sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es.

LECTURA. AÑO: II.

Col. 3. 16

16 Que la Palabra de Cristo resida en ustedes con toda su riqueza. Instrúyanse en la verdadera sabiduría, corrigiéndose los unos a los otros. Canten a Dios con gratitud y de todo corazón salmos, himnos y cantos inspirados.

CÁNTICO EVANGÉLICO [MAGNÍFICAT = CÁNTICO DE MARÍA]
Ant. * Mi espíritu / se regocija en Dios, mi Salvador.

Lc. 1. 46-55

46 María dijo entonces: «Mi alma canta la grandeza del Señor, 47 y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, 48 porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, 49 porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! 50 Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. 51 Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. 52 Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. 53 Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. 54 Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, 55 como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre».