IGLESIAS CATÓLICAS ORTODOXAS

DOMINGO 4° de Pentecostés |*| 4° de Mateo |*| TONO: 3

MAITINES del DOMINGO 4° de Pentecostés |*| 4° de Mateo |*| TONO: 3
EXAPOSTELARION [TONO: 2]

De la EOTINA 4: ¡Resplandezcamos brillando por las virtudes! Y contemplemos a los dos hombres con vestido relumbrante, que se presentaron en el sepulcro que brota vida, ante las mujeres portadoras del bálsamo, quienes habían inclinado el rostro a tierra. Y comprendamos la Resurrección del Señor de los Cielos. ¡Apresurémonos con Pedro al sepulcro, asombrémonos por lo sucedido y aguardemos para contemplar a Cristo, la Vida!

EVANGELIO: [Lc 112]

EOTHINA/EOTHINÓN: 4

¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? (v. 5)
Podemos rezar tambien con estas biblias...

Lc. 24. 1-12:

1 El primer día de la semana, al amanecer, las mujeres fueron al sepulcro con los perfumes que habían preparado. 2 Ellas encontraron removida la piedra del sepulcro 3 y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús.

4 Mientras estaban desconcertadas a causa de esto, se les aparecieron dos hombres con vestiduras deslumbrantes. 5 Como las mujeres, llenas de temor, no se atrevían a levantar la vista del suelo, ellos les preguntaron: «¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? 6 No está aquí, ha resucitado. Recuerden lo que él les decía cuando aún estaba en Galilea: 7 “Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores, que sea crucificado y que resucite al tercer día”». 8 Y las mujeres recordaron sus palabras.

9 Cuando regresaron del sepulcro, refirieron esto a los Once y a todos los demás. 10 Eran María Magdalena, Juana y María, la madre de Santiago, y las demás mujeres que las acompañaban. Ellas contaron todo a los Apóstoles, 11 pero a ellos les pareció que deliraban y no les creyeron.

12 Pedro, sin embargo, se levantó y corrió hacia el sepulcro, y al asomarse, no vio más que las sábanas. Entonces regresó lleno de admiración por lo que había sucedido.
LITURGIA del DOMINGO 4° de Pentecostés |*| 4° de Mateo |*| TONO: 3
PROKÍMENON: [Tono 3]
Podemos rezar tambien con estas biblias...

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 46. 7. 2:

7 Canten, canten a nuestro Dios, canten, canten a nuestro Rey:

2 Aplaudan, todos los pueblos, aclamen al Señor con gritos de alegría;
LECTURA [93]
El salario del pecado es la muerte, mientras que el don gratuito de Dios es la Vida eterna, en Cristo Jesús, nuestro Señor. (v. 23)*
Podemos rezar tambien con estas biblias...

Rom. 6. 18-23:

18 y ahora, liberados del pecado, han llegado a ser servidores de la justicia. 19 Voy a hablarles de una manera humana, teniendo en cuenta la debilidad natural de ustedes. Si antes entregaron sus miembros, haciéndolos esclavos de la impureza y del desorden hasta llegar a sus excesos, pónganlos ahora al servicio de la justicia para alcanzar la santidad.

20 Cuando eran esclavos del pecado, ustedes estaban libres con respecto de la justicia. 21 Pero, ¿qué provecho sacaron entonces de las obras que ahora los avergüenzan? El resultado de esas obras es la muerte. 22 Ahora, en cambio, ustedes están libres del pecado y sometidos a Dios: el fruto de esto es la santidad y su resultado, la Vida eterna. 23 Porque el salario del pecado es la muerte, mientras que el don gratuito de Dios es la Vida eterna, en Cristo Jesús, nuestro Señor.
EVANGELIO: [Mt 25]
Muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos. (v. 11) *
Podemos rezar tambien con estas biblias...

Mt. 8. 5-13:

5 Al entrar en Cafarnaún, se le acercó un centurión, rogándole: 6 “Señor, mi sirviente está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente”. 7 Jesús le dijo: “Yo mismo iré a curarlo”. 8 Pero el centurión respondió: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. 9 Porque cuando yo, que no soy más que un oficial subalterno, digo a uno de los soldados que están a mis órdenes: “Ve”, él va, y a otro: “Ven”, él viene; y cuando digo a mi sirviente: “Tienes que hacer esto”, él lo hace”.

10 Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: “Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel que tenga tanta fe. 11 Por eso les digo que muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos; 12 en cambio, los herederos del Reino serán arrojados afuera, a las tinieblas, donde habrá llantos y rechinar de dientes”. 13 Y Jesús dijo al centurión: “Ve, y que suceda como has creído”. Y el sirviente se curó en ese mismo momento.
  1. DIA ANTERIOR: SÁBADO 4 - TdP
  2. DIA SIGUIENTE: LUNES 5 - TdP