Sal. 118: TODOS (desde sus COLECCIONES)

Click en el botón con el signo MUSICAL, para comenzar la reproducción automática de la lista: escuchar y ver la letra del salmo que se escucha... Continúa en forma aleatoria, al terminar cada salmo.

  1. Condúceme, Señor.
    »»» Coro SAN CLEMENTE: san Juan
    »»» Sal. 118. 1. 27. 30. 34-35. 44
    Ant.: Condúceme, Señor, por las sendas de tus mandamientos.
    Ant.: Condúceme, Señor,
    por las sendas de tus mandamientos.

    1. 1Alef
    Felices los que van por un camino intachable,
    los que siguen la ley del Señor,
    27Instrúyeme en el camino de tus leyes,
    y yo meditaré tus maravillas.

    2. 30Elegí el camino de la verdad,
    puse tus decretos delante de mí.
    34Instrúyeme, para que observe tu ley
    y la cumpla de todo corazón.

    3. 35Condúceme por la senda de tus mandamientos,
    porque en ella tengo puesta mi alegría.
    44Yo cumpliré fielmente tu ley:
    lo haré siempre, eternamente.

  2. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» Hna. CECILIA LÓPEZ: Mater Dei - San Luis
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: Felices los que siguen la ley del Señor
    Ant.: Felices los que siguen
    la ley del Señor

    1. Los que van por un camino intachable
    Los que siguen la Ley del Señor
    Felices los que cumplen sus preceptos
    Y lo buscan de todo corazón.

    2. Tú promulgaste tus mandamientos
    Para que se cumplieran íntegramente
    Ojalá yo me mantenga firme
    En la observancia de tus preceptos.

    3. Sé bueno, Señor, con tu siervo
    Para que viva y cumpla tu palabra
    Señor, abre mis ojos
    Para que contemple las maravillas de tu ley.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus preceptos
    Y yo los cumpliré a la perfección
    Instrúyeme para que observe tu ley
    Y la cumpla de todo corazón.

  3. DOMINGO 17 DURANTE EL AÑO, A.
    »»» Hna. CECILIA LÓPEZ: Mater Dei - San Luis
    »»» Sal. 118. 57. 72. 76-77. 127-130
    Ant.: Abre mis ojos, Señor, para que vea la luz de tu verdad.
    Ant.: Abre mis ojos, Señor,
    para que vea la luz de tu verdad.

    1. El Señor es mi herencia
    He decidido cumplir tus palabras.
    Vale más la ley de tus labios
    Que todo el oro y la plata.

    2. Que tu bondad me consuele
    Según la promesa que me hiciste.
    Que llegue a mí tu compasión y viviré,
    Porque tu ley es toda mi alegría.

    3. Yo amo tus mandamientos
    Y los prefiero al oro más fino.
    Por eso me guían tus preceptos
    Y aborrezco el camino engañoso.

    4. Tus prescripciones son admirables
    Por eso yo las observo.
    La explicación de tu palabra ilumina,
    Y da inteligencia al ignorante.

  4. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» ATHENAS y TOBÍAS BUTELER
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: Felices los que siguen la Ley del Señor.
    Ant.: Felices los que siguen
    la Ley del Señor.

    1. 1Felices los que van por un camino intachable,
    los que siguen la ley del Señor,
    2Felices los que cumplen sus prescripciones
    y lo buscan de todo corazón,

    2. 4Tú promulgaste tus mandamientos
    para que se cumplieran íntegramente.
    5¡Ojalá yo me mantenga firme
    en la observancia de tus preceptos!

    3. 17Sé bueno con tu servidor,
    para que yo viva y pueda cumplir tu palabra.
    18Abre mis ojos,
    para que contemple las maravillas de tu ley.

    4. 33Muéstrame, Señor, el camino de tus preceptos,
    y yo los cumpliré a la perfección.
    34Instrúyeme, para que observe tu ley
    y la cumpla de todo corazón.

  5. DOMINGO 17 DURANTE EL AÑO, A.
    »»» ATHENAS y TOBÍAS BUTELER
    »»» Sal. 118. 57. 72. 76-77. 127-130
    Ant.: ¡Cuánto amo tu Ley, Señor!
    Ant.: ¡Cuánto amo tu Ley, Señor!

    1. 57El Señor es mi herencia:
    yo he decidido cumplir tus palabras.
    72Para mí vale más la ley de tus labios
    que todo el oro y la plata.

    2. 76Que tu misericordia me consuele,
    de acuerdo con la promesa que me hiciste.
    77Que llegue hasta mí tu compasión, y viviré,
    porque tu ley es toda mi alegría.

    3. 127Por eso amo tus mandamientos
    y los prefiero al oro más fino.
    128Por eso me guío por tus preceptos
    y aborrezco todo camino engañoso.

    4. 129Tus prescripciones son admirables:
    por eso las observo.
    130La explicación de tu palabra ilumina
    y da inteligencia al ignorante.

  6. DOMINGO 17 DURANTE EL AÑO, A.
    »»» MICHEL SD
    »»» Sal. 118. 57. 72. 76-77. 127-130
    Ant.: ¡Cuánto amo Señor, tu ley, Oh Señor!
    Ant.: ¡Cuánto amo Señor, tu ley, Oh Señor!

    1. 57El Señor es mi herencia:
    yo he decidido cumplir tus palabras.
    72Para mí vale más la ley de tus labios
    que todo el oro y la plata.

    2. 76Que tu misericordia me consuele,
    de acuerdo con la promesa que me hiciste.
    77Que llegue hasta mí tu compasión, y viviré,
    porque tu ley es toda mi alegría.

    3. 127Por eso amo tus mandamientos
    y los prefiero al oro más fino.
    128Por eso me guío por tus preceptos
    y aborrezco todo camino engañoso.

    4. 129Tus prescripciones son admirables:
    por eso las observo.
    130La explicación de tu palabra ilumina
    y da inteligencia al ignorante.

  7. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» NATALIA CÁCERES
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: // Felices los que siguen la Ley del Señor. (Bis)
    Ant.: // Felices los que siguen
    la Ley del Señor. (Bis)

    1. 1Felices los que van por un camino intachable,
    los que siguen la ley del Señor,
    2Felices los que cumplen sus prescripciones
    y lo buscan de todo corazón,

    2. 4Tú promulgaste tus mandamientos
    para que se cumplieran íntegramente.
    5¡Ojalá yo me mantenga firme
    en la observancia de tus preceptos!

    3. 17Guímel
    Sé bueno con tu servidor,
    para que yo viva y pueda cumplir tu palabra.
    18Abre mis ojos,
    para que contemple las maravillas de tu ley.

    4. 33He
    Muéstrame, Señor, el camino de tus preceptos,
    y yo los cumpliré a la perfección.
    34Instrúyeme, para que observe tu ley
    y la cumpla de todo corazón.

  8. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» MÚSICA SACRA - LIMA
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34

    Dichoso el que camina
    en la voluntad del Señor.

    1. Dichoso el que, con vida intachable,
    camina en la voluntad del Señor;
    dichoso el que, guardando sus preceptos,
    lo busca de todo corazón.

    2. Tú promulgas tus decretos
    para que se observen exactamente.
    Ojalá esté firme mi camino,
    para cumplir tus consignas.

    3. Haz bien a tu siervo: viviré
    y cumpliré tus palabras;
    ábreme los ojos, y contemplaré
    las maravillas de tu voluntad.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes,
    y lo seguiré puntualmente;
    enséñame a cumplir tu voluntad
    y a guardarla de todo corazón.

  9. Salmo 118, 145-152 | XIX (Coph).
    »»» SALMODIA CANTADA: Roberto Aguirre
    »»» Sal. 118. 145-152

    1. Te invoco de todo corazón:
    respóndeme, Señor, y guardaré tus leyes;
    a ti grito: sálvame,
    y cumpliré tus decretos;
    me adelanto a la aurora pidiendo auxilio,
    esperando tus palabras.

    2. Mis ojos se adelantan a las vigilias,
    meditando tu promesa;
    escucha mi voz por tu misericordia,
    con tus mandamientos dame vida;
    ya se acercan mis inicuos perseguidores,
    están lejos de tu voluntad.

    3. Tú, Señor, estás cerca,
    y todos tus mandatos son estables;
    hace tiempo comprendí que tus preceptos
    los fundaste para siempre.

  10. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» Juan Gómez Austria
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.
    Ant.: Dichoso el que cumple
    la voluntad del Señor.

    1. Dichoso el hombre de conducta intachable,
    que cumple la ley del Señor.
    Dichoso el que es fiel a sus enseñanzas
    y lo busca de todo corazón.

    2. Tú, Señor, has dado tus preceptos
    para que se observen exactamente.
    Ojalá que mis pasos se encaminen
    al cumplimiento de tus mandamientos.

    3. Favorece a tu siervo
    para que viva y observe tus palabras.
    Ábreme los ojos para ver
    las maravillas de tu voluntad.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes
    y yo lo seguiré con cuidado.
    Enséñame a cumplir tu voluntad
    y a guardarla de todo corazón.

  11. DOMINGO 17 DURANTE EL AÑO, A.
    »»» Juan Gómez Austria
    »»» Sal. 118. 57. 72. 76-77. 127-130
    Ant.: Yo amo, Señor, tus mandamientos.
    Ant.: Yo amo, Señor, tus mandamientos.

    1. A mí, Señor, lo que me toca
    es cumplir tus preceptos.
    Para mí valen más tus enseñanzas
    que miles de monedas de oro y plata.

    2. Señor, que tu amor me consuele,
    conforme a las promesas que me has hecho.
    Muéstrame tu ternura y viviré,
    porque en tu ley he puesto mi contento.

    3. Amo, Señor, tus mandamientos
    más que el oro purísimo:
    por eso tus preceptos son mi guía
    y odio toda mentira.

    4. Tus preceptos, Señor, son admirables,
    por eso yo los sigo.
    La explicación de tu palabra da luz
    y entendimiento a los sencillos.

  12. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» Salmos para la Liturgia
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.
    Ant.: Dichoso el que cumple
    la voluntad del Señor.

    1. Dichoso el hombre de conducta intachable,
    que cumple la ley del Señor.
    Dichoso el que es fiel a sus enseñanzas
    y lo busca de todo corazón.

    2. Tú, Señor, has dado tus preceptos
    para que se observen exactamente.
    Ojalá que mis pasos se encaminen
    al cumplimiento de tus mandamientos.

    3. Favorece a tu siervo
    para que viva y observe tus palabras.
    Ábreme los ojos para ver
    las maravillas de tu voluntad.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes
    y yo lo seguiré con cuidado.
    Enséñame a cumplir tu voluntad
    y a guardarla de todo corazón.

  13. DOMINGO 17 DURANTE EL AÑO, A.
    »»» Salmos para la Liturgia
    »»» Sal. 118. 57. 72. 76-77. 127-130
    Ant.: ¡Cuánto amo, Señor, tus mandamientos!
    Ant.: ¡Cuánto amo, Señor, tus mandamientos!

    1. A mí, Señor, lo que me toca
    es cumplir tus preceptos.
    Para mí valen más tus enseñanzas
    que miles de monedas de oro y plata.

    2. Señor, que tu amor me consuele,
    conforme a las promesas que me has hecho.
    Muéstrame tu ternura y viviré,
    porque en tu ley he puesto mi contento.

    3. Amo, Señor, tus mandamientos
    más que el oro purísimo:
    por eso tus preceptos son mi guía
    y odio toda mentira.

    4. Tus preceptos, Señor, son admirables,
    por eso yo los sigo.
    La explicación de tu palabra da luz
    y entendimiento a los sencillos.

  14. Elogio a la Palabra Divina: Salmo 119 (118).
    »»» LOS SALMOS CON MARIACHI: YORBA (Jesús Angel Garcia Yorba)
    »»» Sal. 118
    Ant.: Por herencia tomé tus mandamientos, Señor, para gozo de mi corazón. Mi corazón incliné para siempre cumplir tus estatutos hasta el fin.
    Ant.: Por herencia tomé tus mandamientos, Señor,
    para gozo de mi corazón.
    Mi corazón incliné para siempre cumplir
    tus estatutos hasta el fin.

    1. Antorcha es para mis pies,
    tu palabra y la luz de mis vendas,
    juré y me resolví que guardaré tus juicios.
    Abatido estoy en gran manera;
    Vivifícame ¡Oh! Yahvé, según tu Palabra.

    2. Mi vida siempre esta en peligro,
    mas tu ley no he olvidado,
    de mi memoria no la quité,
    aunque me atacan los malvados,
    no me desvíe de tus preceptos,.
    Vivifícame ¡Oh! Yahvé, según tu Palabra.

  15. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» IGNACIO TORRES
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: // Dichoso el que camina en la voluntad del Señor. (Bis)
    Ant.: // Dichoso el que camina
    en la voluntad del Señor. (Bis)

    1. Dichoso el que, con vida intachable,
    camina en la voluntad del Señor;
    dichoso el que, guardando sus preceptos,
    lo busca de todo corazón.

    2. Tú promulgas tus decretos
    para que exactamente se observen.
    Ojalá esté firme mi camino,
    para cumplir tus consignas.

    3. Haz bien a tu siervo: viviré
    y cumpliré tus palabras;
    ábreme los ojos, y contemplaré
    las maravillas de tu voluntad.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes,
    y lo seguiré puntualmente;
    enséñame a cumplir tu voluntad
    y a guardarla de todo corazón.

  16. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» MÚSICA LITÚRGICA
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: Dichosos el que camina en la voluntad del Señor.
    Ant.: Dichosos el que camina
    en la voluntad del Señor.

    1. Dichoso el que, con vida intachable,
    camina en la voluntad del Señor;
    dichoso el que, guardando sus preceptos,
    lo busca de todo corazón.

    2. Tú promulgas tus decretos
    para que se observen exactamente.
    Ojalá esté firme mi camino,
    para cumplir tus consignas.

    3. Haz bien a tu siervo: viviré
    y cumpliré tus palabras;
    ábreme los ojos, y contemplaré
    las maravillas de tu voluntad.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes,
    y lo seguiré puntualmente;
    enséñame a cumplir tu voluntad
    y a guardarla de todo corazón.

  17. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» RUBÉN BASCOY
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: // Dichoso el que camina en la voluntad del Señor. (Bis)
    Ant.: // Dichoso el que camina
    en la voluntad del Señor. (Bis)

    1. Dichoso el que, con vida intachable,
    camina en la voluntad del Señor;
    dichoso el que, guardando sus preceptos,
    lo busca de todo corazón.

    2. Tú promulgas tus decretos
    para que se observen exactamente.
    Ojalá esté firme mi camino,
    para cumplir tus consignas.

    3. Haz bien a tu siervo: viviré
    y cumpliré tus palabras;
    ábreme los ojos, y contemplaré
    las maravillas de tu voluntad.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes,
    y lo seguiré puntualmente;
    enséñame a cumplir tu voluntad
    y a guardarla de todo corazón.

  18. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» RODOLFO MARTÍNEZ
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.
    Ant.: Dichoso el que cumple
    la voluntad del Señor.

    1. Dichoso el hombre de conducta intachable,
    que cumple la ley del Señor.
    Dichoso el que es fiel a sus enseñanzas
    y lo busca de todo corazón.

    2. Tú, Señor, has dado tus preceptos
    para que se observen exactamente.
    Ojalá que mis pasos se encaminen
    al cumplimiento de tus mandamientos.

    3. Favorece a tu siervo
    para que viva y observe tus palabras.
    Ábreme los ojos para ver
    las maravillas de tu voluntad.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes
    y yo lo seguiré con cuidado.
    Enséñame a cumplir tu voluntad
    y a guardarla de todo corazón.

  19. DOMINGO 17 DURANTE EL AÑO, A.
    »»» RODOLFO MARTÍNEZ
    »»» Sal. 118. 57. 72. 76-77. 127-130
    Ant.: Yo amo, Señor, tus mandamientos.
    Ant.: Yo amo, Señor, tus mandamientos.

    1. A mí, Señor, lo que me toca
    es cumplir tus preceptos.
    Para mí valen más tus enseñanzas
    que miles de monedas de oro y plata.

    2. Señor, que tu amor me consuele,
    conforme a las promesas que me has hecho.
    Muéstrame tu ternura y viviré,
    porque en tu ley he puesto mi contento.

    3. Amo, Señor, tus mandamientos
    más que el oro purísimo:
    por eso tus preceptos son mi guía
    y odio toda mentira.

    4. Tus preceptos, Señor, son admirables,
    por eso yo los sigo.
    La explicación de tu palabra da luz
    y entendimiento a los sencillos.

  20. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» RESPONDE y ACLAMA
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: Dichosos los que caminan en la voluntad del Señor.
    Ant.: Dichosos los que caminan
    en la voluntad del Señor.

    1. Dichoso el que, con vida intachable,
    camina en la voluntad del Señor;
    dichoso el que, guardando sus preceptos,
    lo busca de todo corazón.

    2. Tú promulgas tus decretos
    para que se observen exactamente.
    Ojalá esté firme mi camino,
    para cumplir tus consignas.

    3. Haz bien a tu siervo: viviré
    y cumpliré tus palabras;
    ábreme los ojos, y contemplaré
    las maravillas de tu voluntad.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes,
    y lo seguiré puntualmente;
    enséñame a cumplir tu voluntad
    y a guardarla de todo corazón.

  21. DOMINGO 17 DURANTE EL AÑO, A.
    »»» RESPONDE y ACLAMA
    »»» Sal. 118. 57. 72. 76-77. 127-130
    Ant.: ¡Cuánto amo tu voluntad, tu voluntad, Señor!
    Ant.: ¡Cuánto amo tu voluntad,
    tu voluntad, Señor!

    1. Mi porción es el Señor;
    he resuelto guardar tus palabras.
    Más estimo yo los preceptos de tu boca
    que miles de monedas de oro y plata.

    2. Que tu bondad me consuele,
    según la promesa hecha a tu siervo;
    cuando me alcance tu compasión, viviré,
    y mis delicias serán tu voluntad.

    3. Yo amo tus mandatos
    más que el oro purísimo;
    por eso aprecio tus decretos
    y detesto el camino de la mentira.

    4. Tus preceptos son admirables,
    por eso los guarda mi alma;
    la explicación de tus palabras ilumina,
    da inteligencia a los ignorantes.

  22. DOMINGO 17 DURANTE EL AÑO, A.
    »»» RESPONDE y ACLAMA
    »»» Sal. 118. 57. 72. 76-77. 127-130
    Ant.: ¡Cuánto amo tu voluntad, tu voluntad, Señor!
    Ant.: ¡Cuánto amo tu voluntad,
    tu voluntad, Señor!

    1. Mi porción es el Señor;
    he resuelto guardar tus palabras.
    Más estimo yo los preceptos de tu boca
    que miles de monedas de oro y plata.

    2. Que tu bondad me consuele,
    según la promesa hecha a tu siervo;
    cuando me alcance tu compasión, viviré,
    y mis delicias serán tu voluntad.

    3. Yo amo tus mandatos
    más que el oro purísimo;
    por eso aprecio tus decretos
    y detesto el camino de la mentira.

    4. Tus preceptos son admirables,
    por eso los guarda mi alma;
    la explicación de tus palabras ilumina,
    da inteligencia a los ignorantes.

  23. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» CARISMÁTICO 110
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: Dichosos los que caminan en la voluntad del Señor.
    Ant.: Dichosos los que caminan
    en la voluntad del Señor.

    1. Dichoso el que, con vida intachable,
    camina en la voluntad del Señor;
    dichoso el que, guardando sus preceptos,
    lo busca de todo corazón.

    2. Tú promulgas tus decretos
    para que se observen exactamente.
    Ojalá esté firme mi camino,
    para cumplir tus consignas.

    3. Haz bien a tu siervo: viviré
    y cumpliré tus palabras;
    ábreme los ojos, y contemplaré
    las maravillas de tu voluntad.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes,
    y lo seguiré puntualmente;
    enséñame a cumplir tu voluntad
    y a guardarla de todo corazón.

  24. DOMINGO 17 DURANTE EL AÑO, A.
    »»» Formación Musical para salmodiar: Johan PARRILLI
    »»» Sal. 118. 57. 72. 76-77. 127-130
    Ant.: ¡Cuánto amo tu voluntad, Señor!
    Ant.: ¡Cuánto amo tu voluntad, Señor!

    1. Mi porción es el Señor;
    he resuelto guardar tus palabras.
    Más estimo yo los preceptos de tu boca
    que miles de monedas de oro y plata.

    2. Que tu bondad me consuele,
    según la promesa hecha a tu siervo;
    cuando me alcance tu compasión, viviré,
    y mis delicias serán tu voluntad.

    3. Yo amo tus mandatos
    más que el oro purísimo;
    por eso aprecio tus decretos
    y detesto el camino de la mentira.

    4. Tus preceptos son admirables,
    por eso los guarda mi alma;
    la explicación de tus palabras ilumina,
    da inteligencia a los ignorantes.

  25. POR LEY, EL AMOR.
    »»» SALOMÉ ARRICIBITA
    »»» Sal. 118
    Ant.: DICHOSO EL QUE EN SU VIDA TIENE POR LEY EL AMOR TIENE POR LEY EL AMOR TIENE POR LEY EL AMOR (bis)
    Ant.: DICHOSO EL QUE EN SU VIDA
    TIENE POR LEY EL AMOR
    TIENE POR LEY EL AMOR
    TIENE POR LEY EL AMOR (bis)

    1. Dichoso el que vive caminando sin temor
    haciendo suya la voluntad de Dios
    dichoso el que buscando su presencia
    comprende que su Ley es el Amor.

    2. Tú, Señor, nos muestras el sendero
    nos invitas a seguirte dejando atrás el miedo
    nos tiendes tu mano, pues siempre vas primero
    enseñando que el Amor es el único decreto.

    3. Ábrenos los ojos y los oídos
    enséñanos a abrazar para estar vivos
    que tu Palabra en nuestro corazón, sea latido
    que aprender a amar sea nuestro camino.

  26. Lámpara es tu Palabra.
    »»» AIN KAREM
    »»» Sal. 118. 105-112
    Ant.: // Lámpara es tu Palabra para mis pasos, luz en mi sendero (Bis) // Luz, tu Palabra es la luz. (Bis)
    Ant.: // Lámpara es tu Palabra para mis pasos,
    luz en mi sendero (Bis)
    // Luz, tu Palabra es la luz. (Bis)

    1. Yo guardaré tus justos mandamientos.
    Señor, dame vida según tu promesa.

    2. Mi vida, Señor, está siempre en peligro,
    pero no olvido tu voluntad.

    3. Inclino mi corazón a cumplir tus leyes:
    Sé Tú la alegría de mi corazón.

  27. ¡Bendito eres, Señor!.
    »»» Cesáreo Gabaráin
    »»» Sal. 118. 1-16
    Ant.: Bendito eres, Señor, enséñame tus leyes.
    Ant.: Bendito eres, Señor,
    enséñame tus leyes.

    1. Dichoso el que, con vida intachable,
    camina en la voluntad del Señor;
    dichoso el que, guardando sus preceptos,
    lo busca de todo corazón.

    2. Ojalá esté firme mi camino,
    para cumplir tus consignas;
    entonces no sentiré vergüenza
    al mirar tus mandatos.

    3. Te alabaré con sincero corazón
    cuando aprenda tus justos mandamientos.
    Quiero guardar tus leyes exactamente,
    tú, no me abandones.

    4. ¿Cómo podrá un joven andar honestamente?
    Cumpliendo tus palabras.
    Te busco de todo corazón,
    no consientas que me desvíe de tus mandamientos.

    5. Mis labios van enumerando
    los mandamientos de tu boca;
    mi alegría es el camino de tus preceptos,
    más que todas las riquezas.

    6. Medito tus decretos,
    y me fijo en tus sendas;
    tu voluntad es mi delicia,
    no olvidaré tus palabras.

  28. Tu Palabra me da Vida.
    »»» JUAN ANTONIO ESPINOZA
    »»» Sal. 118
    Ant.: Tu Palabra me da vida, confío en Ti, Señor. Tu Palabra es eterna, en ella esperaré.
    Ant.: Tu Palabra me da vida, confío en Ti, Señor.
    Tu Palabra es eterna, en ella esperaré.

    1. Dichoso el que, con vida intachable,
    camina en la ley del Señor
    Dichoso el que, guardando sus preceptos,
    lo busca de todo corazón

    2. Postrada en el polvo está mi alma,
    devuélvame la vida tu Palabra.
    Mi alma está llena de tristeza,
    consuélame, Señor, con tus promesas

    3. Escogí el camino verdadero
    y he tenido presentes tus decretos.
    Correré por el camino del Señor,
    cuando me hayas ensanchado el corazón

    4. Este es mi consuelo en la tristeza,
    sentir que tu Palabra me da vida.
    Por las noches me acuerdo de tu nombre,
    recorriendo tu camino, dame vida

    5. Repleta está la tierra de tu gracia;
    enséñame, Señor, tus decretos.
    Mi herencia son tus mandatos,
    alegría de nuestro corazón.

  29. Lámpara es tu Palabra.
    »»» JUAN JÁUREGUI
    »»» Sal. 118. 105. 107. 108-109. 111-112. 132-136
    Ant.: // Lámpara es tu Palabra, Señor, para mis pasos, Luz de mi sendero. Señor, estoy afligido: dame Vida según tu Promesa. Lámpara es tu Palabra, Señor, para mis pasos.
    Ant.: // Lámpara es tu Palabra, Señor, para mis pasos, Luz de mi sendero.
    Señor, estoy afligido: dame Vida según tu Promesa.
    Lámpara es tu Palabra, Señor, para mis pasos.

    1. 108Acepta, Señor, mis votos,
    enséñame tus mandatos.
    109Mi vida esta siempre en peligro,
    pero no olvido tu voluntad.

    2. 111Tus preceptos son mi herencia
    la alegría de mi corazón.
    112Mi corazón sigue tus leyes,
    siempre, cabalmente.

    3. 132acVuélvete a mi, y ten Misericordia,
    asegura mis pasos con tu promesa.
    133aQue ninguna maldad me doblegue,
    134by guardaré tus decretos.

    4. 135Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
    enséñame tus leyes;
    136arroyos de lágrimas bajan de mis ojos
    por los que no cumplen tu voluntad.

  30. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» JUAN JÁUREGUI
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: Dichoso los que caminan en la voluntad del Señor.
    Ant.: Dichoso los que caminan
    en la voluntad del Señor.

    1. Dichoso el que, con vida intachable,
    camina en la voluntad del Señor;
    dichoso el que, guardando sus preceptos,
    lo busca de todo corazón.

    2. Tú promulgas tus decretos
    para que se observen exactamente.
    Ojalá esté firme mi camino,
    para cumplir tus consignas.

    3. Haz bien a tu siervo: viviré
    y cumpliré tus palabras;
    ábreme los ojos, y contemplaré
    las maravillas de tu voluntad.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes,
    y lo seguiré puntualmente;
    enséñame a cumplir tu voluntad
    y a guardarla de todo corazón.

  31. DOMINGO 6° DURANTE EL AÑO, A.
    »»» EL LIBRO DEL SALMISTA
    »»» Sal. 118. 1-2. 4-5. 17-18. 33-34
    Ant.: Dichoso el que camina en la voluntad del Señor.
    Ant.: Dichoso el que camina
    en la voluntad del Señor.

    1. Dichoso el que, con vida intachable,
    camina en la voluntad del Señor;
    dichoso el que, guardando sus preceptos,
    lo busca de todo corazón.

    2. Tú promulgas tus decretos
    para que se observen exactamente.
    Ojalá esté firme mi camino,
    para cumplir tus consignas.

    3. Haz bien a tu siervo: viviré
    y cumpliré tus palabras;
    ábreme los ojos, y contemplaré
    las maravillas de tu voluntad.

    4. Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes,
    y lo seguiré puntualmente;
    enséñame a cumplir tu voluntad
    y a guardarla de todo corazón.